¿Hablar de dinero a los niños?

amy-treasure-65953

Es indudable la importancia que tiene la educación financiera para nuestros niños y muy pocos los países en nuestra región que la incluyen dentro de sus sistemas de educación.

Que diferente sería nuestra historia si hubiéramos recibido educación financiera.  En nuestra vida cotidiana la mayoría de nosotros hubiéramos aprendido a no gastar más de lo que ganamos, seguramente ya tendríamos nuestro ahorro de pensión, un fondo para emergencias y seguros para cubrir los más comunes y posibles siniestros.

Entenderíamos cómo nos impactan variables económicas como la inflación, no habríamos caído en deudas tóxicas y seguramente ya contaríamos con algunos activos, tendríamos múltiples fuentes de ingreso, inversiones y muchos de los negocios que emprendimos sin el suficiente conocimiento y experiencia hubieran sido exitosos.

Lamentablemente nuestra historia fue otra, pues aunque la mayoría de nuestros padres hicieron un excelente trabajo con nuestra crianza y educación, muy pocos nos hablaban de dinero pues muchos pensaban que no era un tema para hablar a los niños, en nuestras escuelas la mayor parte de la educación se focalizaba a memorizar datos y muy poco en cómo se aplicaba ese conocimiento y en algunas de nuestras religiones el dinero y las personas ricas aún son vistas de forma negativa.

Sin duda, un panorama nada halagüeño.  Sin embargo, ya que la mayoría de nosotros aprendimos por ensayo y error y hoy somos conscientes de la importancia de la educación financiera y el buen manejo de las finanzas personales, nos corresponde educar a nuestros más pequeños en el tema.

La mejor forma de empezar es a través del ejemplo.  Muy pocos de nuestros hijos tendrán durante su niñez y adolescencia disposición de escucha, sin embargo, imitarán y repetirán nuestros comportamientos y posteriormente entenderán que un buen manejo del dinero da buenos resultados.

Desde temprana edad es importante explicarles de dónde proviene el dinero, “Papá y Mamá deben trabajar mucho para obtenerlo”, de ésta forma empezaremos a crear una relación realista con el mismo, ya que de lo contrario nuestros hijos tendrán una visión fantasiosa y poco les importara cuál es su origen y mucho menos gastarlo, mientras obtengan lo que desean.

Cuando nuestros hijos empiezan a manejar una mesada semanal, es la oportunidad perfecta para aprender administrar sus ingresos y gastos, entender la importancia de su equilibrio, hacer un presupuesto y destinar un porcentaje para el ahorro.

Al abrir una cuenta bancaria, estamos generando en nuestros hijos interés por aprender cómo funciona el sistema financiero y creando hábitos de ahorro. Hay infinidad de opciones en el mercado, es importante escoger la que tenga los mejores y más atractivos beneficios para nuestros hijos, como premios e incentivos que los motiven ahorrar.

Desde pequeños podemos involucrarlos en las decisiones de compra familiares, enseñándoles cómo podemos sacar mayor provecho al consumir de forma inteligente, principios que aplicarán más adelante en sus propias decisiones, así mismo deben aprender a tomar una posición crítica frente a los anuncios a los que están expuestos y saber que no todo lo que vemos a través de éstos medios lo podemos adquirir, pues cada día hay más publicidad dirigida directamente a nuestros niños y adolescentes.

La adolescencia es una etapa decisiva, por muchas circunstancias empiezan a manejar montos de dinero más grandes e incluso algunos medios de pago y crédito como tarjetas débito o crédito avalados por sus padres o tutores. Empezarán a tener mayor claridad sobre las opciones de generar ingresos y los conceptos de ahorro, crédito e inversión, pues ya mas de uno se habrá aventurado  con su primer trabajo de vacaciones o tal vez la venta de algún producto.

Adicionalmente estarán más expuestos a la publicidad, tendrán más presión de grupo y con toda seguridad mayores tentaciones de gastar.  Como padres, debemos ver esta etapa como una gran oportunidad de aprendizaje, ya que cometerán errores de los cuales deberán asumir sus consecuencias y  adquirirán nuevas responsabilidades que sentarán las bases de una sólida educación financiera que les garantice un futuro prometedor.

nick-karvounis-75432

¡Compártenos la experiencia con tu hijos!

 Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

 

Anuncios

¿En qué invertir hoy?

olu-eletu-38647

Muchos de ustedes me han hecho esa pregunta y es algo que no les puedo responder por que no soy una experta en inversiones y debería conocer el contexto, la situación particular y tener el conocimiento de las condiciones de mercado en cada uno de sus países.

Sin embargo, basada en mi experiencia personal, si les puedo contar qué tengo en cuenta cuando voy a realizar una inversión:

  1. Soy consciente que no hay una inversión 100% segura y con ello quiero decir que siempre existe el riesgo de perder, incluso el capital invertido, por ello mido mis riesgos y trato de minimizarlos.
  2. Complementando el anterior punto, sé que soy una inversionista moderada y mi capital es limitado, por lo cual nunca voy por el todo o nada, no me sentiría cómoda arriesgando todo mi capital y por ello soy cuidadosa al tomar mis decisiones de inversión.
  3. Nunca invierto sin haberme informado previamente y sin entender claramente, no temo preguntar, tomo mi tiempo para aprender, consulto a expertos neutrales y me vuelvo una experta en el tema, la educación es en sí misma una gran inversión.
  4. Establezco metas de tiempo y rentabilidad esperada vs la inflación actual y proyectada en mi país. ¿Sabes qué es la inflación y cómo te afecta? Te invito a ver éstos videos: https://www.youtube.com/watch?v=4kGTpy19UOs y https://www.youtube.com/watch?v=WgpzEAU27O0
  5. No temo utilizar apalancamiento financiero cuando lo he requerido. Diferencias entre deuda mala y deuda buena: https://www.youtube.com/watch?v=wzvfm6vtFfE
  6. Tengo claro que una mayor rentabilidad implica asumir un mayor riesgo. Por ejemplo, puedo invertir en un título de renta fija que me ofrece una remuneración cierta y pactada de antemano como los certificados de depósitos bancarios, que en el mejor de los casos hoy me pueden dar una rentabilidad ligeramente por encima de la inflación para no perder el poder adquisitivo de mi dinero, pero si quiero obtener una rentabilidad mayor puedo optar por inversiones más volátiles como las acciones donde mi rentabilidad va depender del desempeño de la empresa en la cual estoy invirtiendo, las cuales otorgan una retribución (dividendos) sólo cuando la empresa obtiene ganancias.
  7. Tengo expectativas realistas, no pretendo volverme rica de la noche a la mañana. Desconfío de todos aquellos ofrecimientos de inversiones fáciles y rápidas, con rentabilidades muy superiores a las que se encuentran en el mercado, es una fuerte opinión personal pero para mí eso no existe.  https://www.youtube.com/watch?v=orZZlq_zHU0
  8. Diversifico, como les he contado en uno de mis post: https://dailymoneytools.wordpress.com/2017/08/02/cuando-crees-que-no-es-facil-establecer-metas-y-limites/ he invertido en finca raíz; los fondos de inversión también los considero una buena alternativa y en éste momento la vida me ha llevado por otro camino obligándome a salir de mi zona de confort al ser expatriada,  por lo cual y haciendo frente a todos mis temores decidí emprender mi propio negocio con lo cual cumplo con aquel refrán popular de “no poner todos los huevos en una misma canasta”

autumn-mott-21276

¿Cómo te ha ido invirtiendo? Alguna experiencia que nos puedas compartir…

 Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Se necesita disciplina, no suerte.

Hace poco leí un artículo que decía “encuentra la disciplina por que la motivación va y viene”, ésta afirmación me llevó a recordar que todos mis logros han dependido directamente de mis hábitos, definitivamente es importante la motivación para emprender una acción, pero para llegar a cumplir nuestro objetivo se necesita disciplina.

Cuántas veces hemos tenido la motivación para empezar algo, el aprendizaje de un idioma, un deporte, una dieta y al poco tiempo desistimos, porque no teníamos el hábito.  El manejo del dinero no es la excepción, generar un mayor ingreso, ahorrar, invertir, ceñirse a un presupuesto, gastar lo justo, requieren de disciplina.

Implica asumir riesgos, tal vez crear un negocio para generar un mayor ingreso, aprender a invertir para generar riqueza, empezar a ver el dinero como lo que es, un recurso que puede obtenerse y multiplicarse.

Al organizarnos, planear y tener objetivos claros, podemos visualizar las metas financieras que queremos alcanzar, sentir en el presente la satisfacción de ir consiguiendo lo que nos hemos propuesto, persistir y trabajar duro para hacerlo realidad.

Debemos dejar de lado la emocionalidad consumista y ver el dinero de forma lógica. Si gran parte de nuestra vida se va en consumir, terminaremos con muchas cosas, no con dinero, por ello debemos crear los hábitos que nos permitan vivir por debajo de nuestras posibilidades, no por encima. En pocas palabras, vivir de forma frugal.

Lograr una vida cómoda y holgada, nada tiene que ver con la suerte, requiere disciplina.

carl-heyerdahl-181868

Si te perdiste estos post relacionados:

https://dailymoneytools.wordpress.com/2017/07/24/por-donde-empezar/

https://dailymoneytools.wordpress.com/2017/07/24/mis-gastos-estan-fuera-de-control/

https://dailymoneytools.wordpress.com/2017/08/02/cuando-crees-que-no-es-facil-establecer-metas-y-limites/

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!