¡Qué duros son los apegos!

micheile-henderson-429858-unsplash

El cambio es parte inherente de nuestra vida sin embargo, nuestro hemisferio izquierdo más racional, buscará que tengamos un trabajo estable, relaciones convenientes, rutinas, orden, planeación, propenderá por nuestra supervivencia y seguridad por lo cual nos llevará a acumular provisiones, lo que podríamos interpretar también como bienes materiales y tratando de mantenernos a salvo generará resistencia al cambio.

La resistencia al cambio se manifiesta en cada uno de nosotros en situaciones y formas diferentes, en mis roles actuales como esposa y mamá emprendedora trabajando desde casa, me vi un día sin nada que ponerme y no por capricho de no escoger nada como nos sucede a veces, sino porque realmente el vestuario que tenía no se ajustaba a mi vida actual.

Tenía abrigos, bufandas y sweaters perfectos para un clima frio pero que de nada me servían en el hermoso clima primaveral en el que vivo ahora, botas que me protegían de la lluvia en donde casi no llueve y ropa ejecutiva adecuada para el mundo corporativo pero no para la comodidad de mi casa y mis tareas diarias.

Sabía que debía cambiar inevitablemente mi ropa, pero me tomó más de un año hacerlo porque con miles de excusas postergué la tarea, “por si acaso” la necesitaba más adelante cuando la temperatura bajara, requería ir algún evento o reunión, porque me quedaba bien y había invertido mucho dinero en ella.

Así transcurrió el año, donando de a poco todo aquello que estaba perfecto pero que nunca volví a usar, hasta que por fin me di cuenta que no era aquella ropa a lo que me aferraba, sino lo que en realidad para mí suponía dejar ir, mi vida como ejecutiva, mi ciudad, mi estilo, las personas con las que compartí, todos ya gratos recuerdos de mi pasado.

Es por ello que el desapego a las cosas materiales nos cuesta tanto, porque vinculamos a las cosas nuestras emociones más profundas, un tiempo vivido, roles, personas. Darnos cuenta que no somos lo que tenemos cuesta mucho, pero cuando lo logramos nos conectamos con nuestro hemisferio derecho que nos empuja a progresar, aprender, vivir nuevas experiencias, correr riesgos, conocer nuevas personas, emprender nuevos proyectos.

Aprender el desapego empezando por lo material,  nos llevará a equilibrar nuestros hemisferios para ver todo desde una nueva perspectiva, relativizar las cosas y dejar espacio en nuestras vidas para que entre lo nuevo que nos llevará a evolucionar.

¿A qué quieres abrir espacio en tu vida?

“El secreto de permanecer siempre vigente es comenzar a cada momento”

Agatha Christie

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s