¡Recuperé el placer de Leer!

emily-marie-543370-unsplash

Si estas engrosando las estadísticas de bajos niveles de lectura, lo último que leíste fue una revista en el consultorio de tu Doctor, sientes que nunca tienes tiempo para leer o lees poco y sólo lo haces por obligación, te invito a continuar leyendo y tal vez como a mí, te sirva éste consejo.

Desde muy pequeña he disfrutado la lectura, mi imaginación volaba al sumergirme en los maravillosos cuentos infantiles y en la adolescencia devoraba novelas históricas, románticas, de aventura, costumbristas y de suspenso; pero seamos honestos con el tiempo, la facilidad y las distracciones de nuestros medios de información y al tener que leer recurrentemente por obligación materiales impuestos sobre temas que no nos interesan y poco nos apasionan, aquel amor se pierde y empezamos a poner como excusa la falta de tiempo, con un profundo remordimiento de saber los maravillosos y enriquecedores momentos que estamos perdiendo.

Sin embargo, poco antes de iniciar el año, me encontré con un infográfico que enumeraba unas simples acciones que podemos realizar para hacer nuestra vida más provechosa y placentera y entre ellas estaba “Leer 9 páginas de un Libro diariamente” y voilà!

Con éste brillante consejo, ¡sólo 9 páginas diarias!, ya llevo un promedio de 1.25 Libros por mes, no sólo creé el hábito, sino que es un momento personal irremplazable que disfruto enormemente, ¡Recuperé el placer de Leer!

Ahora poco después que mi hija pequeña se duerme, ¡es mi tiempo de Leer! ¡Yay!

Encuentra tu momento….¡La lectura te inspirará!

“Uno no es lo que es por lo que ha escrito sino por lo que ha leído”

Jorge Luis Borges

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Anuncios

“Eres lo que comes”…entonces no seas rápido y barato.

andres-medina-499251-unsplash

En un sentido literal, somos lo que comemos. Nuestros cuerpos se componen principalmente de los alimentos y bebidas que nos ponemos en la boca, un concepto nada nuevo pues en la obra “Physiologie du Goût, ou Méditations de Gastronomie Transcendante” publicada en 1826, su autor Jean Anthelme Brillat-Savarin  afirmaba “Dime lo que comes y te dire lo que eres”.

Con los años, muchos médicos, nutricionistas y gurus de la nutrición nos han ofrecido todo tipo de consejos contradictorios sobre qué comer, lo que ha ocasionado que muchas personas no presten atención a lo que podría ser una dieta saludable o por el temor a las grasas trans y saturadas han eliminado por completo la grasa en sus dietas reemplazándolas por un alto consumo de carbohidratos y productos procesados que han disparado en muchos países las tasas de sobrepeso y obesidad.

Sin embargo, muchos estudios realizados en diversos países muestran evidencia convincente sobre la cual hay un consenso de que la dieta si marca la diferencia y nos demuestran que al inclinar la balanza hacia una dieta mediterránea con relativamente alto consumo de frutas, nueces, verduras, legumbres, aceite de oliva y pescado y cantidades relativamente más bajas de carnes rojas, comida rápida, dulces, gaseosas, pasteles y productos procesados, extiende considerablemente la esperanza de vida y retrasa la aparición de enfermedades

En contraste nuestra paradoja actual es que al mejorar nuestras condiciones socioeconómicas vivimos en un escenario en que las carencias alimentarias podrían no existir para muchos de nosotros, pasando al umbral de la glotonería causante de las mayoría de las enfermedades crónicas ocasionadas por los malos hábitos alimentarios y una falta de conciencia de la propia salud;  mientras que diariamente se desperdician grandes cantidades de alimentos que no han podido ser vendidos antes de la fecha recomendada para su consumo y convivimos con la desnutrición de nuestros niños y mayores.

Ahora bien, la mayoría de nosotros deseamos estar sanos, tener una vida plena y  ser felices y para ello el secreto está revelado, comer poco y bien, ser frugales y priorizar la calidad sobre la cantidad con una alimentación rica y variada, en modestas raciones que nos permitan reducir la ingestión calórica por debajo de nuestro gasto energético,   lo cual constituye una ecuación que, según los científicos, prolonga la vida y mantiene la salud física y mental.

“Comer es una necesidad, pero comer inteligentemente es un arte”

La Rochefoucauld

¿Qué hay detrás de la tacañería?

sharon-mccutcheon-552616-unsplash

Tienes algún conocido que siempre te timbra para que le devuelvas la llamada y no gastar sus minutos, se cuela en reuniones y eventos solo para comer gratis, nunca paga la cuenta o quiere revisar el detalle para descubrir quién pidió el plato más caro, reclama sólo pagar lo que él consumió, afirma que olvido su billetera cuando alguien pide una donación para una causa benéfica y todas sus conversaciones solo giran alrededor de una queja permanente de que no tienen dinero y lo costoso que está todo. Si estas incomodas escenas que muchas veces llegan a la mezquindad te resultan familiares, estás frente a un tacaño.

En esencia la tacañería es todo lo opuesto a la generosidad y no se limita al dinero, pues generalmente las personas tacañas son envidiosas, egoístas, egocéntricas, narcisistas, obsesivas; piensan que tienen la razón en su forma de actuar y que todo gira alrededor de ellos, por lo cual siempre acaparan la atención con su comportamiento restándole importancia a los demás.

Aunque hay innumerables estudios sobre el tema, no hay consenso sobre las causas de la tacañería, sin embargo como muchos comportamientos humanos, puede tener origen en experiencias pasadas de carencias y escasez emocionales y materiales que esconden una profunda inseguridad en sus propias capacidades y lo que el futuro les puede proveer, por lo cual tienden también a ser personas quejumbrosas, negativas y pesimistas.

Los seres humanos dónde enfocamos nuestra atención, enfocamos nuestra energía y en eso se convierte nuestra vida, por ello para un tacaño al sentir la necesidad permanente de acumular y retener excesivamente, tampoco disfrutan nada de lo material que obtienen y rara vez consiguen generar riqueza pues viven inmersos en el miedo, visualizando un futuro de escasez y pobreza.

Mientras que una persona generosa da libremente, encontrando ésta actividad muy placentera y satisfactoria, una persona mezquina acapara y encuentra el dar como duro e incómodo, generándoles mucha preocupación y ansiedad. Aunque la mezquindad se asocia comúnmente con el dinero, una persona tacaña suele ser mezquina también en otras facetas de su vida, pues tampoco son colaboradores, buenos ciudadanos, vecinos o amigos, muy pocos tienen relaciones de pareja felices y duraderas y nunca dan sin esperar nada a cambio.

Por el contrario, la abundancia es un pensamiento y un sentimiento positivo que nos lleva a confiar plenamente en nuestras posibilidades con un sentido de propósito, sin insanos apegos por lo material, viendo el mundo de forma positiva, siendo profundamente agradecidos por lo que la vida nos ofrece y muy creativos en las formas de generar riqueza material y espiritual para nosotros y los demás al entender la generosidad como nuestro mayor potencial de grandeza.

“Al final de tu vida sólo tres cosas importan: Lo mucho que amaste, lo bondadoso que fuiste y la facilidad con que dejaste ir lo que no era para ti”

Buda

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

“Slow Movement”

jacek-dylag-564503-unsplash

Carlo Petrini quien se describe a sí mismo como gourmet profesional, ha vivido toda su vida en la ciudad de Bra, en el Piamonte, norte de Italia y es el revolucionario fundador del “Slow Food Movement” (Movimiento de la comida lenta), creado hace más de 20 años.

Dos eventos en 1986 convencieron a Petrini de que Italia estaba en un punto crítico. Una fue la apertura de una sucursal de McDonald’s en Piazza di Spagna, en el corazón de Roma. El otro fue la muerte de 19 personas y el envenenamiento de muchos otros por vino local barato mezclado con metanol.

Sin embargo y aunque la apertura de la cadena de hamburguesas americana despertó en su momento airadas manifestaciones que se extendieron por Europa, el objetivo de Petrini era superior a generar un conflicto abierto con una multinacional, su deseo era crear conciencia de la riqueza de la comida tradicional en riesgo y revelarse en contra de la desaparición de las culturas culinarias locales y el cada vez menor interés de la gente por los alimentos que consumen, su origen, su sabor y cómo sus elecciones los afectan.

Hoy los más de 100.000 miembros de la organización en 132 países, estipulan que la comida debe “saber bien, producirse de una manera limpia que respete plenamente el medio ambiente, la salud humana y el bienestar animal” y que “a los productores de alimentos se les pague un salario justo”

Lo que empezó como una charla casual para jóvenes amantes de la comida en Bra, que se reunían en pubs y trattorias para comer exquisitos platos simples preparados por las madres de la zona y a beber el vino local, pronto se convertirían en un “Manifesto” mundial “Contra la locura universal de la vida rápida y aquellos que confunden la eficiencia con el frenesí”

En contraste,  nuestra sociedad aún venera la vida acelerada y muchos creen que vivir de prisa y siempre “ocupados” sin tiempo para nada es sinónimo de “ser importante” y tener éxito, la realidad hoy nos muestra que éste estilo de vida esconde una mala gestión del tiempo, desconcentración y desequilibrio personal y profesional. ¿Dejarías un asunto importante en manos de una persona que nunca tiene tiempo para nada y vive estresada?

Así mismo todos conocemos y estamos plenamente informados de los efectos del estrés negativo que éste tipo de vida conlleva al volvernos personas irritables, antipáticos, intolerantes, agresivos; incapaces de resolver problemas, poco creativos y productivos con un alto costo para nuestra salud física y mental.

No es extraño entonces que el Slow Movement (Movimiento Lento) haya traspasado el ámbito de la alimentación y hoy se aplique a todos los aspectos de la vida, priorizando la calidad sobre la cantidad en el consumo y aconsejando formas prácticas de calmar el ajetreo cotidiano, todo para evitar que dejemos nuestra vida pasar sin disfrutar conscientemente el presente.

Si todo lo que has leído hasta el momento te produce malestar, sensación de pérdida de tiempo porque para ti la falta de actividad es aburrida, desagradable, vacía y sin sentido. La buena noticia es que el Slow Movement lejos de invitar a la pasividad, anima a la actividad priorizando, siendo selectivos en nuestras acciones, enfocando nuestra energía hacia lo fundamental y siendo plenamente conscientes de cómo invertimos nuestro tiempo.

En mi experiencia la vida Slow me ha llevado a mejorar mi salud, aumentar la concentración, ser más empática, tener mayor creatividad para la resolución de problemas al verlos desde una perspectiva diferente,  ser más productiva y efectiva en el manejo de mis proyectos y tener calma, conexión, felicidad y equilibrio en mi día a día.

“Cuanto más complejo sea el entorno, más claras tendrás que tener tus prioridades”

Mario Alonso Puig

¡El mejor Día de las Madres!

nathan-dumlao-591059-unsplash

Según el Departamento de Trabajo de los EE. UU., El 70% de las madres con hijos menores de 18 años pertenecen a la fuerza de trabajo y el 75% de estas mujeres están empleadas a tiempo completo.

Si a esto sumamos las obligaciones en el hogar, empezando su día en promedio a las 6:23 a.m. y finalizando a las 8:31 p.m. Una madre trabaja lo equivalente a dos puestos de trabajo de tiempo completo. ¡Dos!

Por lo tanto, para la mayoría de las madres, su carga de trabajo es extremadamente pesada con responsabilidades laborales, tareas domésticas, acompañamiento de deberes escolares de sus hijos, reuniones del colegio, citas médicas y desplazamientos, entre muchas otras.

Es imprescindible entonces que la celebración de ésta fecha sea memorable e incluya mucha pero mucha relajación y tal vez estas ideas enfocadas en su deleite, ¡seguro les alegrarán su Día!

Aunque suene simple, muchas madres disfrutarán de unas largas horas de sueño ininterrumpidas, qué tal entonces prepararles su habitación con unas cómodas sabanas, una confortable almohada, su esencia preferida, una hermosa pijama, música relajante, su bebida favorita, unos deliciosos entremeses, un buen libro, revistas y su colección predilecta de películas, sin lugar a dudas totalmente placentero.

Si disfruta la lectura, la música o el cine, un suscripción de un servicio EBook reader, audiolibros, música ilimitada o un servicio de streaming con contenido multimedia en internet de películas, series y documentales, le permitirán relajarse y aliviar el estrés todo el año.

Normalmente las tareas domésticas y el cuidado de los hijos no les dejan tiempo para si mismas, obsequiarles unas tarjetas de regalo con tiempo pagado de niñera y servicio de limpieza serán una excelente alternativa para que puedan disfrutar de gratos momentos en actividades que disfrutan y que pocas veces pueden permitirse.

Nada mejor que un spa en casa, con velas aromáticas, difusores, flores, exfoliantes, mascarillas, humectantes y un masaje para consentir y embellecer a mamá o si el presupuesto lo permite, escoger entre un sinnúmero de tratamientos y terapias de descanso, restauración y relajación que existen en el mercado.

Si tenemos una madre que disfruta de un hobby, un deporte o tiene una pasión, seguramente siempre hay una clase que ha querido tomar pero no ha encontrado el tiempo. Inscribirla en el curso,  comprarle la indumentaria y los materiales que requiera y  reemplazarla en sus tareas durante su ausencia serán el mejor regalo.

Finalmente, para una madre la dedicación de todo nuestro tiempo y atención para conectar realmente en cada maravillosa oportunidad que tengamos de estar con ellas  será el mejor regalo,  siempre recordando que la vida se construye a partir de esos esenciales momentos.

“Para el Mundo tu eres una Madre, pero para tu Familia tu eres el Mundo”

¡Feliz Día Mamás!

 

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

¡Di SI a ésta compra compulsiva!

brendan-church-182747-unsplash

En alguna ocasión habrás escuchado decir “se necesita dinero para ganar dinero” y su significado varía ampliamente dependiendo de quién lo dice, si proviene de una persona promedio del común seguramente esta frase es utilizada para justificar un gasto irracional, pero si proviene de una persona rica es un mantra.

Tener un mayor ingreso no te llevará muy lejos si ese dinero se queda en tener una casa más grande y un automóvil caro para “sentirse” rico y muchas de éstas creencias y enseñanzas son infundadas por  vivencias previas de escasez que nos atan a una mentalidad de pobreza.  Los realmente ricos saben que para hacer crecer la riqueza, es importante hacer que nuestro dinero trabaje duro para nosotros, y no al revés.

Seguramente también habrás escuchado que para lograr la riqueza se necesita vivir por debajo de nuestras posibilidades, lo que a muchos les sonará como un cliché cansado.

Pero si eres de los que como yo define la opulencia como la capacidad de pasar tiempo con amigos y familiares, viajar, hacer el trabajo que amas, dejar de preocuparte por el dinero tal vez por lo que resta de tu vida y para ti la libertad financiera y la riqueza son la capacidad de tomar decisiones de vida que te hacen feliz, la frugalidad pone dinero en tu bolsillo para que puedas hacerlo.

Empezaremos a entender la sutil diferencia de lo que es un activo al darnos cuenta que nuestra casa o nuestro vehículo personal, no son realmente activos, ya que no ponen dinero en nuestros bolsillos y que seguramente serán más un pasivo que nos genera gasto.  Tal vez empecemos a ver que es mejor comprar fuentes de ingreso y alquilar fuentes de gasto.

Además de desterrar los temores de escasez, saber que cuentas con un importante respaldo que te protege te permite tomar decisiones desde la abundancia y en vez de pensar cómo gastar tu dinero, empezarás a pensar en “comprar compulsivamente fuentes de ingreso”.

A la larga estos activos pagarán y mantendrán holgadamente los pasivos que a futuro cuando ya tengas un patrimonio consolidado quieras tener: la casa, el auto, los viajes, los lujos y te permitirán disfrutar la vida que desde la abundancia hayas libremente elegido vivir.

“Sólo cuando baje la marea, sabremos quién estaba nadando desnudo”

Warren Buffet

 

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!