¿Qué hay detrás de la tacañería?

sharon-mccutcheon-552616-unsplash

Tienes algún conocido que siempre te timbra para que le devuelvas la llamada y no gastar sus minutos, se cuela en reuniones y eventos solo para comer gratis, nunca paga la cuenta o quiere revisar el detalle para descubrir quién pidió el plato más caro, reclama sólo pagar lo que él consumió, afirma que olvido su billetera cuando alguien pide una donación para una causa benéfica y todas sus conversaciones solo giran alrededor de una queja permanente de que no tienen dinero y lo costoso que está todo. Si estas incomodas escenas que muchas veces llegan a la mezquindad te resultan familiares, estás frente a un tacaño.

En esencia la tacañería es todo lo opuesto a la generosidad y no se limita al dinero, pues generalmente las personas tacañas son envidiosas, egoístas, egocéntricas, narcisistas, obsesivas; piensan que tienen la razón en su forma de actuar y que todo gira alrededor de ellos, por lo cual siempre acaparan la atención con su comportamiento restándole importancia a los demás.

Aunque hay innumerables estudios sobre el tema, no hay consenso sobre las causas de la tacañería, sin embargo como muchos comportamientos humanos, puede tener origen en experiencias pasadas de carencias y escasez emocionales y materiales que esconden una profunda inseguridad en sus propias capacidades y lo que el futuro les puede proveer, por lo cual tienden también a ser personas quejumbrosas, negativas y pesimistas.

Los seres humanos dónde enfocamos nuestra atención, enfocamos nuestra energía y en eso se convierte nuestra vida, por ello para un tacaño al sentir la necesidad permanente de acumular y retener excesivamente, tampoco disfrutan nada de lo material que obtienen y rara vez consiguen generar riqueza pues viven inmersos en el miedo, visualizando un futuro de escasez y pobreza.

Mientras que una persona generosa da libremente, encontrando ésta actividad muy placentera y satisfactoria, una persona mezquina acapara y encuentra el dar como duro e incómodo, generándoles mucha preocupación y ansiedad. Aunque la mezquindad se asocia comúnmente con el dinero, una persona tacaña suele ser mezquina también en otras facetas de su vida, pues tampoco son colaboradores, buenos ciudadanos, vecinos o amigos, muy pocos tienen relaciones de pareja felices y duraderas y nunca dan sin esperar nada a cambio.

Por el contrario, la abundancia es un pensamiento y un sentimiento positivo que nos lleva a confiar plenamente en nuestras posibilidades con un sentido de propósito, sin insanos apegos por lo material, viendo el mundo de forma positiva, siendo profundamente agradecidos por lo que la vida nos ofrece y muy creativos en las formas de generar riqueza material y espiritual para nosotros y los demás al entender la generosidad como nuestro mayor potencial de grandeza.

“Al final de tu vida sólo tres cosas importan: Lo mucho que amaste, lo bondadoso que fuiste y la facilidad con que dejaste ir lo que no era para ti”

Buda

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s