¿Cómo hacer ejercicio físico sin darnos cuenta?

Muchas personas en el mundo, entre las cuales me incluyo, no disfrutamos hacer ejercicio físico, odiamos cualquier actividad que implique sudar y no pisaríamos un gimnasio ni por equivocación, ¿predisposición genética? Puede ser que si como lo afirman varios estudios, algo banal o más profundo tiene que ser la causa por la cual sentimos ésta aberración por el ejercicio.

Pero como si le estuviera haciendo una carta a Santa Claus, si quiero en mi vida todos los beneficios en la salud que tiene hacer ejercicio físico como: Aumentar nuestras posibilidades de vivir más tiempo, controlar nuestro peso, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer, fortalecer nuestros huesos y músculos, en mi caso, disminuir las molestias de la enfermedad autoinmune que padezco, entre muchos otros ampliamente difundidos. ¡Tremenda disyuntiva!

Adicionalmente, siempre hemos escuchado que lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro, pero en la última década contamos con evidencia científica de que hacer ejercicio mantiene nuestras habilidades de pensamiento, aprendizaje y juicio a medida que envejecemos; mejora nuestra salud mental y estado de ánimo ayudándonos a lidiar con el estrés y reducir el riesgo de sufrir depresión; induce la formación de nuevas neuronas y contribuye a construir nuevas redes neuronales que al hacer un esfuerzo físico motivan a esas nuevas células a volverse vivaces y ágiles a nivel cognitivo para ser capaces de realizar varias tareas.

Así el ejercicio no esté en nuestro top de prioridades, sí que lo es preservar nuestras funciones cerebrales y en general nuestra salud. La buena noticia es que no se requiere de mucho para causar impacto, sin importar cuál sea la actividad, también se sabe que el ejercicio no tiene que ser agotador para ser efectivo para el cerebro y en general para nuestro cuerpo, por ello aquí te comparto éstos tips que espero te motiven desde hoy a levantarte de tu silla:

  1. Usa ropa cómoda, de ésta forma siempre estarás ¡listo para moverte!
  2. Las actividades diarias como hacer nuestra cama, cocinar, lavar platos y limpiar también cuentan como actividad física.
  3. Camina y con ello no quiero decir que debes agendar tiempo para ello, simplemente en tu día a día encuentra las oportunidades para hacerlo, por ejemplo, si tomas trasporte público baja de él una parada antes de la que acostumbras o si utilizas tu carro estaciónalo lo más lejos que puedas del sitio a donde debes ir; si el trayecto es corto opta por ir siempre a pie; si debes reunirte con alguien invítalo a dar una pequeña caminata en lugar de quedarse sentados; si tienes que encontrar una solución, nada mejor para activar la parte creativa de tu cerebro y aumentar tu concentración que una caminata; si hablas por teléfono hazlo caminando; si debes hablar con un colega, olvídate del mail y el teléfono y hazlo personalmente, abre tu mente y se creativo para encontrar más opciones de moverte a diario.
  4. Olvídate de las escaleras eléctricas y los elevadores, ésta simple opción traerá grandes cambios en tu vida.
  5. Si debes esperar de pie por un largo tiempo, opta por hacerlo en un pie alternando con el otro cada minuto.
  6. Haz pausas activas cada hora, estírate, camina al baño más lejano, aprovecha para buscar algo en otra oficina o habitación.
  7. Todos nos quejamos de las largas reuniones de trabajo, que tal hacerlo sin sillas, esto evitará que las personas se extiendan demasiado en sus intervenciones y al moverse activarán el cerebro para hacerlas más creativas y productivas.
  8. Nada mejor que salir a caminar con tu perro para mover el cuerpo.
  9. ¡Quítate los zapatos! Aprovecha el jardín o la arena para activar los músculos de tus pies y conectar con la naturaleza, si no es tan fácil encontrar estos espacios, hazlo en tu casa.
  10. Juega con tus hijos, de una u otra forma nuestros pequeños siempre nos obligarán a movernos.

Para los no deportistas como yo, el simple hecho de movernos traerá más beneficio a nuestro cerebro que un sudoku avanzado, resolver una ecuación, leer y hasta pensar, protegiéndonos además de desarrollar trastornos neurológicos, aumentando nuestra calidad de vida, mejorando nuestro ánimo, autoestima y bienestar general.

Sin más conclusiones: ¡A Moverse!

emily-reider-513130-unsplash

“Las pequeñas hazañas realizadas son mejores que las grandes hazañas planeadas”

Peter Marshall

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Anuncios

Ser Frugal cuando tienes Hijos

Una pregunta que me han hecho frecuentemente es cómo se puede ser frugal cuando tienes hijos y esto lo entiendo perfectamente porque diariamente nos bombardean con publicidad que al igual que a nosotros los adultos nos hace creer que nuestros hijos serán seres incompletos o infelices sin los juguetes, muebles, accesorios, decoración, ropa y demás artilugios que ofrece el mercado.

Sin embargo, nuestra experiencia como padres sólo nos ha reafirmado que la elección de una vida frugal es coherente con nuestros valores, que es posible y además totalmente recomendable ya que lo que un niño realmente necesita es unos padres presentes en su crianza que logren como familia construir un vínculo fuerte que dure toda la vida ya que es el primer núcleo al cual generarán pertenencia.

Así mismo las prioridades en nuestro caso, es que nuestra hija cuente con una excelente educación, la mejor atención en salud, una alimentación rica, sana y balanceada, una vivienda confortable y segura y su día a día esté enfocado al aprendizaje a través del juego y la vivencia de experiencias en lugar de al consumo.

Debemos tener la tranquilidad que cuando decimos no a algo, nuestros hijos aprenden que el mundo no está hecho a su medida, que muchas veces en la vida tendremos que trabajar, esforzarnos o esperar por una gratificación porque el mundo no es de complacencias inmediatas y no siempre obtendremos todo lo que queremos, enseñándoles el valor que tienen las cosas, el manejo de la frustración y a ser resilientes.

Inculcando éstos valores, estamos también formando mejores seres humanos para el mundo cuando aprenden a ver a las personas por lo que son y no por lo que tienen, a ser agradecidos, sentir sensibilidad por el dolor y ser generosos con su prójimo,  a priorizar la calidad sobre la cantidad en sus elecciones, hacer un consumo responsable y sostenible, a cuidar sus finanzas y considerar el medio ambiente, logrando así una vida productiva, provechosa, simple y práctica al utilizar su tiempo y dinero en lo que realmente es esencial para ser felices.

Para lograr esto nuestra mejor estrategia siempre será el ejemplo, si hemos decidido ser frugales por elección, debemos ser coherentes entre lo que pensamos, decimos y hacemos porque el 90% de lo que nuestros hijos aprenden es lo que ven y luego imitarán y cuando les llegue la edad en la cual la presión de grupo sea más fuerte y estén más expuestos a la publicidad, tendrán mejores herramientas para tomar sus decisiones y aprenderán más fácilmente de sus errores.

Sin lugar a dudas ser padres puede ser desafiante y al mismo tiempo lo más gratificante de nuestra vida,  por ello es nuestra responsabilidad no permitir que nuestros hijos confundan el “ser” con el “tener” y traten de buscar en los objetos su felicidad.

Aprovechemos el presente para disfrutar cada momento de la vida de nuestros hijos, enseñarles que divertirse y sentirse bien tiene poco que ver con la adquisición de artículos.  El tiempo pasa en un abrir y cerrar de ojos, en unos cuantos años serán adultos con agenda propia y nuestro papel de padres pasará a ser menos educativo y mas de apoyo y escucha siempre que nos necesiten.

senjuti-kundu-349426-unsplash

“Los caminos pueden ser guías, pero no senderos trazados”

Lao Tse

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

¿Cómo adaptarse a las nuevas exigencias del Mercado Laboral?

alexis-fauvet-499829-unsplash

Te ha pasado alguna vez, que vas a una consulta médica, el profesional que te atiende a duras penas te saluda, luego te ordena que te sientes, te pregunta a qué vas, los siguientes  minutos sólo escribe en su computador sin ni siquiera mirarte, luego te ordena que pases a la camilla, te revisa nuevamente sin hablarte, te da un diagnóstico sin mayores explicaciones y una prescripción médica, hace mala cara y te mira como si fueras un tarado si le preguntas algo, quiere despedirte lo más pronto posible y luego al recibir una segunda opinión, te das cuenta que además el diagnóstico que te había dado estaba errado.  Es tan mala la experiencia que obviamente donde esta persona no vuelves.

Siendo honestos, muchos de nosotros hemos pasado alguna vez por ser profesionales mediocres, empleándonos en trabajos que no nos gustan por un sinnúmero de motivos que pasan por tener un buen salario, excelentes beneficios, estatus o porque simplemente éste es el trabajo que pudimos conseguir con la carrera que estudiamos que puede también suceder que tampoco era la de nuestra predilección.

Esta simple anécdota de la mala atención médica nos lleva a ponernos en los zapatos del otro y sentir lo que sintió en su momento aquel paciente, colega o cliente que atendimos cuando estamos trabajando en actividades que sentimos como impuestas y que nada tienen que ver con el desarrollo de nuestro Don.  No es entonces una sorpresa que no tengamos los mejores resultados y  que cada inicio de semana estemos esperando que llegue el viernes, que el domingo en la tarde nos de depresión y que nuestro único día feliz sea el de pago.

Ahora bien, muchos de nosotros sin importar la edad que tengamos no hemos descubierto nuestro Don, cuál es realmente nuestro talento y nuestra misión en la vida, porque hemos sido educados para estudiar una carrera que nos facilite encontrar un empleo con un salario justo que nos permita vivir dignamente, para “asegurar nuestro futuro”.

Sin embargo, con la evolución de la tecnología y los impactos que ha tenido en la economía y los comportamientos sociales la “seguridad” ya no existe y poco a poco se han reemplazado los empleos menos cualificados y de “toda la vida” por tipos de contratación más flexibles como freelancers generando profesiones de corta vida que aunado a un sistema educativo que aún no se adapta a las demandas del mercado laboral con programas de poca formación específica y proyección laboral y personas con experiencia o estudios en campos en vía de extinción, es inminente el riesgo de caer en la inempleabilidad.

Ante éste entorno cambiante, complejo e incierto en el cual nos movemos actualmente, es de suma importancia entonces abrir nuestra mente para descubrir nuestro verdadero Don, estar atento a aquellos talentos que se nos dan fácil y espontáneamente, tan naturalmente que a veces les restamos importancia, por lo cual la gente nos busca, reconoce y valora, donde el tiempo transcurre sin que nos percatemos, aquello que hacemos sin que nos paguen y que es tan innato en nosotros que siempre hemos pasado por alto.

Al encontrar aquello que nos hace únicos,  crearemos una marca personal que sin duda reemplazará el tradicional currículum, ya que Las actitudes y las competencias serán más relevantes que las titulaciones, dando paso a nacientes profesiones que exigirán una formación continua que permita adaptarse adecuadamente al ritmo de éstos avasallantes cambios.

Aquellos que descubran su Don, amen lo que hacen, sepan con certeza cuál es su misión en el mundo, desplieguen su maravilloso talento y lo pongan al servicio de los demás, sabrán que al encontrar aquello que realmente nos apasiona ¡el Éxito inevitablemente llegará!

“No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”

Charles Darwin

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Aquellos malos momentos….

victoria-palacios-355597-unsplash

Para todos aquellos que por diferentes motivos hemos salido de nuestra zona de confort y nos encontramos en el “abismo” empezando nuevos proyectos, tal vez de las cosas más difíciles que tenemos que enfrentar son todas aquellas emociones y estados de ánimo como el dolor, la desesperanza, la impaciencia, la ansiedad, el miedo, la tristeza, la frustración; que nos llevan a sentirnos muchas veces incomprendidos y dudar de nuestras capacidades.

Sea por lo que sea que estés atravesando, un cambio inesperado, una crisis económica, una pérdida de empleo, frustración por un proyecto que no avanza al ritmo que desearías, un emprendimiento que aún no despega; debemos encontrar aquellos espacios de calma, callar el ruido mental y salir del entorno que ronronea alrededor del problema, reunirnos con personas positivas y sabias que nos apoyen y nos den ánimo para salir adelante, dar una caminata, practicar un deporte que nos guste, meditar o realizar una actividad que nos apasione, nos equilibre y nos permita visualizar las posibilidades.

Aunque en ese momento no lo podamos ver desde esa perspectiva, son ésta incomodas emociones las que nos permitirán crecer y superar el momento oscuro que precede la creatividad, es de éstas circunstancias de donde muchas veces salen aquellos instantes de genialidad para encontrar las soluciones y hacer surgir nuestra grandeza, sacar a relucir el coraje para enfrentar las adversidades y continuar adelante con la claridad y la convicción absoluta de lo que queremos lograr, descubriendo la tenacidad que tenemos para superar los obstáculos y obtener los resultados deseados sin claudicar.

Ahora que he elegido el camino de emprender, he descubierto que el éxito es de aquellos que se sobreponen a los múltiples fracasos, tienen paciencia, son agradecidos con los desarrollos y con profunda convicción ejecutan las acciones que sean necesarias para lograr sus objetivos, teniendo la certeza y la fe de que todo se va a dar, así aún no se les haya develado.

 

“Para que surja lo posible, es preciso intentar una y otra vez lo imposible”

Hermann Hesse

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!