Redefiniendo el Éxito

ben-white-152183-unsplash

¿Qué imagen viene a tu mente cuando hablamos de una persona exitosa? Para la mayoría de nosotros la imagen de una persona exitosa viene de un concepto cultural aceptado y socialmente generalizado estrechamente relacionado con el poder, la fama, la belleza, la riqueza material y algunos patrones de consumo.

Sin embargo, son cada día más las personas que logran tener todo lo que se suponía los haría exitosos, entendiendo el éxito como un resultado feliz y satisfactorio, pero manifiestan que por el contrario sienten un gran vacío.

Paradójicamente al ver el éxito como la acumulación de poder, bienes materiales, riqueza monetaria, belleza y fama estamos persiguiendo una meta que es imposible de cumplir porque siempre habrá alguien con una mejor casa, un mejor auto, más rico, más bello, más poderoso, más famoso.  Una cumbre imposible de alcanzar, donde el concepto de éxito es masificado hábilmente por el marketing para vendérnoslo como un atributo para presumir a los demás.

Es allí donde fácilmente caemos al compararnos permanentemente con los demás y perseguir ascender en una pirámide socioeconómica con vidas impulsadas por el consumo donde se trabajan largas y extenuantes horas, en ocupaciones que poco nos gustan para terminar con más estrés, deudas, ansiedad, miedo, culpa e insatisfacción sin ni siquiera poder disfrutar de los bienes materiales adquiridos ni de lo realmente importante en nuestra vida porque no controlamos nuestro tiempo.

Si has adoptado inconscientemente como propia ésta noción de éxito pero no te sientes satisfecho, ¡es hora de cuestionar! teniendo en cuenta que nuestra felicidad no  debe depender de la necesidad de tener nada externo para sentirnos bien.  Sin las imposiciones sociales y partiendo de que no hay una sino diversas maneras de ser exitoso dependiendo del contexto en que vivas y del momento de tu vida en que te encuentres, libremente crea tu propia definición significativa de éxito que realmente te lleve a lograr tu único y personal resultado feliz.

“No te daña lo que te hace falta, sino la creencia de que lo necesitas”

Rafael Vidac

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

 

Anuncios

Del Materialismo y otros Demonios…

annette-batista-day-766631-unsplash.jpg

En el anterior post, una persona comentó que su creencia muy arraigada por su religión, es que “tener dinero la convierte en una persona materialista y la aleja de la espiritualidad”, lo cual afirma le había ocasionado muchos problemas y sufrimiento en su vida ya que nunca se había interesado por tener una sana relación con el dinero, no sabía administrarlo y sentía que sólo pasaba de una crisis económica a otra.

Al generosamente compartir su experiencia, pude reflexionar que ésta puede ser la creencia de muchos de nosotros ya que consciente o inconscientemente podemos estar viviendo con el mismo dogma, lo que me motivó a profundizar sobre el origen de ésta creencia lo cual nos traslada al Panteón de los Fenicios, donde Mammón era el Dios de las Riquezas y se relaciona con la palabras fenicia “mommon” que se puede interpretar como beneficio o utilidad, la palabra hebrea “matmon” que significa tesoro y traducida al arameo, Riqueza.

Como figura de demonio avaro hizo su debut en el Sermón de la Montaña en tiempos de Jesús donde él mencionó el nombre “Mammon” para simbolizar a las riquezas y el deseo por el dinero, lo que en un contexto bíblico se personificó como el demonio de la avaricia y el materialismo.  Mammón es entonces un demonio de carácter simbólico para personificar ciertas tendencias consideradas negativas en los seres humanos al priorizar lo material sobre lo espiritual.

Ahora bien, en esencia los seres humanos somos la unidad del cuerpo, la mente y el espíritu y en un sentido holístico debemos propender por el equilibrio de ésta triada. El materialismo entonces entendido como el excesivo apego a todo lo material rompe la armonía de ésta unidad.

Sin embargo, teniendo en cuenta que somos una mente y un espíritu en un cuerpo físico, la materialidad y la espiritualidad no riñen si no por el contrario podemos afirmar que son complementarias pues tenemos la necesidad de la materia para cubrir nuestras necesidades básicas.

El dinero como parte de lo material no es la excepción, pues la energía monetaria es indispensable y en un sentido práctico, éste es simplemente un bien de intercambio al que no podemos culpar y endilgarle connotaciones negativas como el control, la dominación, la corrupción, la desigualdad o la avaricia, pues somos los seres humanos los que elegimos qué hacer con éste recurso.

El dinero será entonces lo que nosotros decidamos hacer de él, pero si lo encasillamos como algo negativo estaremos negando parte del elemento material de nuestra triada, parte de nuestra esencia y no podremos evolucionar de manera integral ya que somos seres que necesitamos subsistir en un plano material.

Por el contrario si aceptamos y abrazamos nuestra esencia material como parte de lo que somos podremos dar un carácter espiritual al dinero desde como lo genero, lo administro, lo disfruto y lo comparto con las demás personas para contribuir al bienestar común con una profunda generosidad.

La Trampa del Ego

Si crees que eres más espiritual porque manejas una bicicleta al trabajo, pero juzgas a los que aún usan automóvil, caíste en la trampa del ego.

Si crees que eres más espiritual porque has dejado de ver la televisión porque te pudre el cerebro, pero juzgas a los que aún la ven, caíste en la trampa del ego.

Si crees que eres más espiritual porque escuchas música de meditación y sonidos de la naturaleza, pero juzgas a los que aún escuchan música de los medios masivos de comunicación, caíste en la trampa del ego.

Si crees que eres más espiritual porque eres vegano, haces yoga, usas cristales, sanas con reiki, lees libros de conciencia, pero juzgas a los que no son como tú, caíste en la trampa del ego.

Mooji

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

¿Qué significa el Dinero para ti?

chris-lawton-86399-unsplash

Para mí el dinero es libertad, libertad para decidir qué quieres hacer y el medio para lograrlo, es la pieza fundamental para tener a mi entera disposición el tiempo y cuando hablamos del tiempo hablamos de la vida misma.

Siento que la prosperidad está atada al avance, al crecimiento, al desarrollo, adquirimos mayor confianza, nos sentimos capaces, tomamos decisiones, nos arriesgamos y actuamos.

Vemos las oportunidades, tomamos el control sobre nuestras vidas, circunstancias y nos entrenamos para que nuestros pensamientos, sentimientos y emociones estén alineados con ésta perspectiva de abundancia.

Esta creencia se convierte entonces en un recurso fundamental que en mi beneficio me impulsa a ser una persona prospera, a explorar nuevas formas y fuentes para ganar dinero, administrarlo e invertirlo. Dada ésta creencia, sin lugar a dudas, doy por cierto que a mayor prosperidad mayor libertad para establecer mis prioridades, estar con mi familia y disfrutar de poder decidir qué quiero hacer con mi tiempo.

Teniendo en cuenta que el dinero está presente en casi cada acto de la vida es importante reflexionar sobre cuáles de nuestras creencias son potenciadoras o limitantes para lograr una sana relación con el mismo, en el cual lo que deseamos sea coherente con lo que creemos ya que no podemos esperar ser una persona próspera si nuestra creencia es que “El dinero es sucio y trae problemas” ya que inconscientemente torpedearemos cualquier oportunidad de obtenerlo o nunca llegará fácilmente a nosotros sí creemos que “Requiere un gran esfuerzo ganarlo”.

Las creencias son determinantes para todos los aspectos de nuestra vida y desde nuestro subconsciente actúan sepámoslo o no, querámoslo o no. Por ello bien vale la pena preguntarse ¿Qué significa el Dinero para cada uno de nosotros?, ya que si nuestra creencia es por ejemplo que “No se puede ganar dinero haciendo lo que nos gusta”, es tan cierto como para el que cree que  “Donde está su pasión está su fortuna” y son tan influyentes que para cada una de estas personas éstas creencias crean su realidad.

Las creencias no son buenas ni malas, negativas o positivas, acertadas o erróneas, pero si debemos ser  conscientes si son palancas u obstáculos en función de nuestros objetivos y lo que deseamos atraer a nuestra vida.

“Tus creencias no están hechas de realidades, es tu realidad la que está hecha de creencias”

Richard Bandler

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

 

 

 

¿Controlar o Fluir?

joelvalve-572557-unsplash.jpg

Un día cualquiera como hoy puedes estar pensando que te apetece tal vez ir a un buen restaurante, tomarte unas copas, invitar algunos amigos o ir al cine, en pocas palabras salir de la rutina y divertirte un poco, de pronto sin esperarlo te encuentras con aquel conocido con el cual has coincidido un par de veces, han entablado alguna conversación casual pero poco lo conoces y de repente en ésta oportunidad te pregunta si tienes planes, te invita a una pequeña fiesta que va tener en su casa y sin tener aún nada definido, tu impulso te hace preguntarte ¿por qué no?  Y has aceptado de inmediato.

Sin ninguna prevención has acudido al lugar, llegas allí y te encuentras con una atmósfera agradable y cálida, casi familiar, te han presentado unas cuantas personas y pronto te descubres totalmente integrado al grupo dentro de una conversación amena, divertida e interesante con personas cautivantes, sin hablar de que te has deleitado con unas cuantas copas y una comida estupenda, lo que ha terminado por ser una de las mejores fiestas en la que has estado recientemente.

Has acudido a la fiesta con el firme propósito de divertirte, lo que trasladado a nuestro vida quiere decir que el objetivo estaba claro, aceptaste la invitación y llegaste al lugar, lo que significa que también emprendiste las acciones necesarias sin embargo, no se preconcibió una expectativa del cómo ibas a lograr divertirte, simplemente fluiste en el momento y bajo las circunstancias que se te presentaron.

Seguramente todos hemos pasado por una experiencia similar en la que sin estar esperando nada en particular hemos descubierto algo maravilloso encontrando que sin perder de vista el objetivo, cuando emprendemos alguna acción encaminada alcanzarlos pero sin mayores prevenciones, han llegado los “regalos”

Contrario a nuestra historia hay ocasiones en nuestra vida real donde al tener una expectativa fija, estamos definiendo desde nuestro ego cómo deberían suceder las cosas y nos limitamos a ver la situación sólo desde nuestras percepciones, creencias, opiniones y juicios sin ver el panorama completo de diversas posibilidades que tenemos a la mano.

Hemos escuchado muchas veces historias en las cuales las personas relatan que cuando dejaron de obsesionarse con conseguir pareja encontraron al amor de su vida, cuando se olvidaron de que los llamaran de aquella empresa donde querían entrar a trabajar de pronto surgió la oportunidad de montar su propio negocio o de un empleo mejor del que estaban esperando y cuando desistieron de continuar con la opción de realizarse tratamientos reproductivos llegó el hijo que estaban deseando.

Lejos de abandonar sus objetivos, éstas personas lo que dejaron ir fue el apego a esa expectativa particular que habían definido de cómo debían suceder los hechos y al abrir su mente tuvieron la ocasión de ver las incontables posibilidades que existen para lograr cumplir un sueño.

Al fluir estamos aceptando que no controlamos los acontecimientos ya que en la vida sólo tenemos una única certeza y en todo lo demás jugamos en la incertidumbre con infinitas oportunidades que si nos permitimos ver tal vez nos lleven a encontrar nuestros “Regalos”

“La expectativa es la raíz de todos los dolores de cabeza”

William Shakespeare

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!