Todo es Temporal

sebastian-leon-prado-547546-unsplash

Ad portas de un nuevo año es inevitable sentir el paso más rápido de los días y la nostalgia del proceso de dejar ir, como cuando en el otoño los arboles pierden sus hojas preparándose para el invierno pero luego emergen aún con más belleza y esplendor en la primavera.

Todos sin excepción estamos sujetos al cambio y aunque dejar ir lo que no nos están sirviendo para nuestro bienestar debería ser un proceso natural, la mayoría resistimos el proceso a través de los apegos a las personas, los objetos, los roles, el estatus, los cargos, los sitios; en un camino fútil de buscar la felicidad duradera en todo aquello que es transitorio.

Los apegos al pasado nos pueden llevar a sentir rabia y resentimientos por lo que consideramos que alguien nos hizo, descontento y sufrimiento por alguna situación difícil que tuvimos que atravesar, culpas y remordimientos por lo que creemos que debimos haber hecho y no hicimos, llevándonos a ver nuestra realidad desde creencias, juicios, opiniones y conceptos ya obsoletos y mantenernos anclados en una actitud de lamento sobre lo que ya no tenemos opción de cambiar pero si de superar.

Por el contrario, el apego a algo que no tenemos y creemos que nos hace falta para ser felices nos lleva a proyectar nuestra vida en el futuro por la convicción de lo que nos traerá o hará de nosotros, generándonos una sensación presente de ser seres incompletos, llevándonos a vivir en la ansiedad y el estrés de no tenerlo, la preocupación permanente de cómo obtenerlo y el miedo a nunca llegar a conseguirlo o perderlo.

Al aceptar esta perspectiva de temporalidad y comprender que es inútil aferrarse a algo ya que todas las cosas vienen y van en nuestra vida, seremos conscientes de nuestra propia inpermanencia y la de nuestros seres queridos, centrando nuestra atención en vivir realmente el presente, disfrutando y agradeciendo por cada momento.

Aunque el cambio es permanente, es inevitable ver un nuevo año como una oportunidad de dejar ir el pasado y trazar una nueva ruta de vida sin apego a las expectativas reconociendo que nunca hemos tenido ni tendremos nada bajo nuestro control, viendo los desafíos como lecciones para aprender y trascender, adaptándonos de mejor forma al cambio al fluir naturalmente con la incertidumbre, relajándonos y viviendo cada experiencia presente con plena consciencia de que así la juzguemos como positiva o negativa para nosotros, ésta siempre es temporal.

“Ningún hombre puede pisar dos veces el mismo río, pues nunca es el mismo río y nunca es el mismo hombre”

Heráclito

 

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

 

Un comentario en “Todo es Temporal

  1. Pingback: ¿Cuándo Empieza tu Vida? | Daily Money Tools

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.