La Magia del Buen Humor

tanja-heffner-259382-unsplash (1)

Cuando está a punto de finalizar un año, tendemos a sentirnos un poco nostálgicos y recordar varios momentos de nuestras vidas entre los cuales rememoré un maravilloso periodo en el cual estuve trabajando en la ciudad natal de mi madre en el Caribe, donde el buen humor está impregnado en la cultura y hace que el diario vivir sea más ligero, alegre, menos solemne y hace que la vida fluya distendida y agradablemente.

Siempre he admirado profundamente las personas con buen humor porque es algo que no se me da naturalmente, y cuando hablo de buen humor no me refiero simplemente a los chistes, sino aquella exquisita característica en el carácter que se refleja en una actitud de tolerancia que empieza por uno mismo, esa estupenda capacidad de relativizar las dificultades y los acontecimientos externos y permite no tomar las cosas de forma personal.

Sin embargo en nuestras sociedades vivimos con mucho afán por tener la razón y nos enfrentamos por tenerla, especialmente si detrás hay intereses económicos, ego, dogmas o poder, es entonces cuando el buen humor abre un espacio para mirar el mundo con otros ojos, elegir libremente desde qué posición queremos ver la vida y enriquecer nuestras posibilidades para abordar nuestros problemas desde una perspectiva diferente convirtiéndose en un gran recurso ante la adversidad.

Lejos del tinte de superficialidad con el cual se puede ver el humor en muchas ocasiones, éste denota una gran inteligencia al hacer un comentario oportuno que pone la nota de color en cada momento, es el camino para empezar a relativizar todo, ser más flexibles, reírnos de nosotros mismos y propiciar el autoconocimiento y la autocrítica.

El buen humor nos permite mejorar nuestra relación con los demás, ya que es un espacio humano para conectarnos genuinamente y debatir de forma más creativa, ya que la risa relaja, desbloquea un momento incómodo, lima asperezas, acerca, es contagiosa y propicia la comunicación al captar de inmediato la atención de nuestro oyente.

Finalmente aparte de los beneficios que conocemos para nuestra salud, el buen humor al igual que consumir chocolate, estar enamorados o tener un orgasmo, libera endorfinas que tienen un efecto analgésico en nuestro organismo y aumentan nuestra sensación de bienestar y felicidad en la vida, sin olvidar que no hay nada más frugal pues ¡Es completamente gratis!

“Un día sin reír es un día perdido”

Charles Chaplin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.