El Poder en una Mujer

rawpixel-660724-unsplash

Al ingresar a realizar mis estudios superiores escuché en la universidad una de las historias más inspiradoras de mi vida, en la cual el rector de la misma en el año 1937 había aceptado a la primera mujer en la facultad de derecho de la Institución, no sin antes hacer la salvedad de que no respondía por el comportamiento de los muchachos, por lo cual la familia de la joven decidió que su madre la acompañaría a todas las clases, lo que le permitió convertirse en la primera abogada jueza de mi país en 1942, tras haber ganado la demanda que le impedía posesionarse en su despacho bajo el argumento de que si la mujer no podía elegir, tampoco podía ser elegida como jueza.

Hasta el día de hoy es inevitable entonces para mí rememorar la historia de ésta mujer que con coraje y valentía y en compañía de su madre pudieron romper el Status Quo, sino la manera en la cual lo hicieron y  la serie de circunstancias y personas que permitieron generar el ambiente de renovación que le abrió la puerta a todas las mujeres que aspiraban a desempeñar una carrera diferente al proyecto matrimonial y familiar al cual habían sido encajonadas de manera exclusiva en su época.

Esta brillante mujer no solo supo aprovechar la ley aprobada pocos años atrás que permitió que las mujeres pudieran ingresar a la universidad en igualdad de condiciones que los hombres sino que convenció a su familia  y a todos los hombres a su alrededor de apoyarla en éste controvertido proyecto personal.

Fue así como escogió astuta e inteligentemente una universidad progresista que ostenta el título de ser la primera institución universitaria laica de mi  país y que nació como respuesta al absolutismo y a la supresión de la libertad de enseñanza impuestos y que basada en un liberalismo radical, estableció una institución que desde sus comienzos ha permitido el estudio y el debate libre de las ideas, acogiendo la diversidad y practicando el respeto por los credos religiosos e ideologías políticas, con lo cual estaba segura que en éste claustro no podía ser rechazada.

Gracias a ésta serie de decisiones no sólo consiguió su propósito sino que además logró que todos los hombres que la rodearon en ésta hazaña también salieran del rol totalitarista y autoritario que les imponía la sociedad de antaño, abrieran su mente y abandonaran las corrientes machistas mostrando un comportamiento respetuoso e impecable con ella a tal punto de lograr su total apoyo cuando sus profesores se convirtieron en sus abogados y ganaron el pleito que le permitió  ocupar el despacho de jueza y desempeñarse con plena libertad en su profesión hasta su muerte.

Además de estos hechos hubo otros que fueron ampliando la participación  de la mujer en diversos ámbitos, con lo cual se fue creando una sociedad más receptiva abriendo la puerta hacia el logro de una ciudadanía plena para las mujeres y la oportunidad de contar con otra visión competente y diferente de la vida, la cultura, los problemas sociales, las artes y las ciencias.

Sin dudar que la discriminación aún existe  y seguirá tocándonos a todas en algún momento o circunstancia de nuestra vida disfrazada con diversos matices y formas, originada por personas que aún viven desde el machismo e inmersos en las creencias radicales como su única verdad,  ésta como muchas otras mujeres valerosas a lo largo de la historia nos demuestran que aunque no podemos evitar ser discriminadas si podemos elegir no vivir desde la victimización y por el contrario participar a través de una presencia activa desde nuestros diversos roles siendo ejemplo para nuestras hijas y futuras generaciones.

Transformando desde nuestro aporte las sociedades en las cuales vivimos, promoviendo la tolerancia como fórmula para alcanzar la convivencia pacífica dentro de la heterogeneidad y reivindicando así a todas nuestras congéneres en el mundo que no tienen opción de elegir porque aún son presa de una opresión extrema.

«No me preguntes qué hice, pregúntame qué no hice”….. «No le corté las alas»

Ziauddin Yousafzai padre de Malala Yousafzai

Photos by Hal Gatewood and  rawpixel on Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.