¿Qué es el Lujo?

ishan-seefromthesky-578851-unsplash

Hace unos días escuché a un abuelo contarle a sus nietos como su madre les relataba que cuando era niña carecía del suministro permanente de agua potable en la aldea donde vivía, por lo cual el uso del agua se priorizaba para las necesidades básicas y sólo podían permitirse un baño semanal para lo cual realizaban una larga caminata a la casa de su abuela donde además podían disfrutar de agua caliente. Fue inevitable entonces recordar cuando una amiga me contaba que igual situación atravesaron durante la guerra civil en su país, baño de agua caliente que ella describía como su mayor lujo bajo las terribles circunstancias que atravesaba en aquel momento.

Necesidades que hoy muchos de nosotros damos por sentado y no consideramos un lujo ya que una vez nuestras necesidades básicas están cubiertas y nuestras habilidades para obtener bienes lujosos externamente dejan de ser un reto, consumir pierde su relación con nuestro estatus y por consecuencia uno de sus propósitos, por lo cual como muchos otros conceptos nuestra definición de lujo evoluciona y no se limita a la calidad, costosos productos, o la elegancia.

Es allí donde incluso los expertos se ven en aprietos para definirlo desde que las clases privilegiadas hoy se rehúsan a exhibir marcas aspiracionales como símbolo de estatus haciendo tambalear su sostenibilidad y los millenials han creado el concepto de economía compartida al rechazar ser propietarios a través de la no adquisición de bienes como autos, casas o artículos suntuosos y por el contrario prefieren los servicios de alquiler.

Por consecuencia el nuevo lujo no necesariamente cuesta hoy  demasiado y puede estar más relacionados con valores culturales como leer ciertos libros, consumir productos orgánicos producidos localmente, usar cierto tipo de camisetas, tomar clases particulares o llevar cierto tipo de dieta.

Sabiendo esto la nueva élite ha cultivado entonces un sistema de valores sociales, ambientales y culturales que hoy prueban de manera más eficaz su estatus que las limitadas opciones que les brindaba la exhibición de costosas posesiones como muestra de movilidad social.

Como vemos, el lujo es actualmente un amplio concepto ambiguo que involucra la subjetividad personal de disfrutar de aquello no necesario ni imprescindible para sobrevivir, pero que sin perder su refinamiento hoy nos envía sutiles señales  de que la tranquilidad, la privacidad, el equilibrio, la disponibilidad de tiempo, dedicarnos a lo que nos apasiona y la habilidad de ir a donde queramos tienen más valor en un mundo hiperconectado, complejo y apurado donde valores como la libertad de vivir bajo nuestros propios términos trascienden el concepto de lujo como la sola adquisición de bienes exclusivos y suntuosos y se convierten en uno de los lujos más preciados, aspiracionales y envidiables por todos.

“El lujo es una necesidad que empieza cuando acaba la necesidad.”

Coco Chanel

Photos by Eirik Uhlen and Ishan @seefromthesky on Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.