¿Madre Trabajadora o Madre en Casa?

guille-pozzi-498986-unsplash

Todas las madres estamos familiarizadas con mensajes de todo tipo y provenientes de todas las fuentes acerca de la clase de madres que se supone debemos ser.  Padres y no padres, expertos y no expertos e incluso nosotras mismas como mujeres parecemos tener una opinión y juzgamos fácilmente lo que una buena madre debe ser y hacer o si por el bien de sus hijos estas deben trabajar o no. Lo que me resulta bastante particular, ya que poco interés o debate suscita opinar respecto a los mismos temas sobre los hombres en su rol de padres.

Sin embargo, sin darnos cuenta al estereotipar negamos la individualidad de cada madre y al juzgar, criticar y opinar sobre situaciones que desconocemos por completo simplemente reforzamos los mensajes que desvalorizan a la mujer y su rol de madre, como si éstas como adultas no estuvieran en capacidad de tomar sus propias decisiones acerca de su familia o no y tampoco tuvieran el derecho y la libertad para elegir sobre su vida y la forma en la cual crían a sus hijos.

Es así como escuchamos toda clase de etiquetas que desvalorizan el trabajo de las madres en casa restándole total importancia por su aparente bajo aporte económico a la sociedad, donde si tienen una posición socioeconómica privilegiada son mujeres “perezosas” y sin son mujeres de escasos recursos asumimos que son mujeres “sometidas”.  Lo paradójico es que si por el contrario son mujeres que trabajan fuera de casa, tampoco los juicios desaparecen suponiendo que son mujeres «egoístas» por ejercer sus carreras y “abandonar” a sus hijos al cuidado de otros.

Posiciones sociales que golpean la autoestima de muchas madres en casa y hacen sentir culpables a muchas madres que desean o deben trabajar, ya que incluso se llega a cuestionar temas tan profundos como si los hijos de cierto tipo de madres van a ser exitosos o son suficientemente felices.

Por ello si realmente queremos hacer un homenaje a las madres en su día debemos realmente reconocer y valorar el papel fundamental que tienen las madres dentro de la familia como base de nuestra sociedad y la próxima vez que nos sintamos tentados a opinar, criticar o juzgar, en su lugar maravillémonos con el amplio espectro de madres que tenemos en nuestra comunidad, madres en casa, madres emprendedoras, madres trabajadoras a tiempo completo, madres trabajadoras a tiempo parcial o en un punto intermedio entre las dos.

Ya que finalmente lo único realmente importante es el empeño que cada una de nosotras ponemos en ser madres y lo que cada una de nosotras sabiamente sabemos que nuestros hijos necesitan, teniendo la plena certeza que la crianza de nuestros hijos no es un debate y nunca hay una única respuesta que se acomode a cada situación, sino que lo que realmente cuenta es lo que hacemos desde el amor día a día y momento a momento por nuestros hijos y que aunque la vida es impredecible e imperfecta siempre hacemos lo mejor que podemos por ellos.

Teniendo la certeza que aunque no recibamos recompensas o reconocimientos externos, valores económicos o respeto a nuestra inteligencia, nuestros hijos nos ratifican que ejercemos uno de los roles más importantes en el mundo y que como miembros de nuestra comunidad y ejemplo para nuestros hijos, antes de estereotipar, juzgar, criticar o etiquetar a una madre, debemos proveerles el apoyo que necesiten para triunfar en su tarea, ya que como un todo que somos siempre tendremos como resultado una mejor versión de nuestra sociedad.

“Me gusta cuando mi madre me hace reír y me gusta más cuando yo la hago reír a ella.”

Adriana Trigiani

¡Feliz Día de las Madres!

Photos by Magdalena Smolnicka and guille pozzi on Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.