Mindfulness Financiero

sharon-mccutcheon-ZihPQeQR2wM-unsplash

Vivir en el aquí y en el ahora, siendo conscientes del momento presente y focalizando la atención en nuestro estado interior y lo que sucede en nuestro entorno, es de forma resumida el Mindfulness, técnica con raíces en las prácticas budistas y la meditación,  con aplicaciones en muchos aspectos de nuestra vida. ¿Podríamos aplicarla al Dinero?

Los seres humanos recurrimos de forma permanente a lo aprendido de nuestras vivencias como una habilidad adaptativa para afrontar similares situaciones en el presente, validar nuestras creencias y reafirmar nuestra identidad. Sin embargo, sin negar que nuestro pasado ha determinado nuestro presente financiero, lo que recordamos es sólo nuestra percepción subjetiva de las experiencias que hemos tenido con el dinero.

Es así como algunos de nosotros atesoramos los gratos momentos con el dinero, intentamos olvidar selectivamente aquellos que juzgamos como malas rachas y tratamos sólo de recordar los que consideramos esenciales, sin darnos cuenta que quizás esos recuerdos no se ajustan a la realidad, o le damos una mayor importancia de la que realmente tuvieron.

En donde ésta idealización de los periodos de bonanza hace que muchas personas pasen la mayor parte de su tiempo viviendo en un pasado ya inexistente de riqueza, con el deseo de que todo pudiera ser como era, asumiendo que ese tiempo fue mejor, rememorando una y otra vez esos agradables recuerdos, hablando constantemente de ello e incluso autoengañandose e imaginando que todo transcurre de igual forma ahora como era en ese entonces, impidiéndoles ver su realidad actual tal y como es.

En la misma vía otras personas sin tampoco abandonar su pasado, se martirizan por su situación actual, lamentándose por las carencias con las que convivieron, victimizándose por las circunstancias que tuvieron, arrepintiéndose de lo que no hicieron o culpabilizándose por lo que debieron haber hecho con el dinero, en una lucha estéril ya que por más que lo deseemos, el pasado no se puede cambiar.

Independientemente de si tenemos un buen o mal recuerdo de nuestra relación con el dinero, fantasear frecuentemente con ésto se  convierte con el tiempo en un mecanismo para evadir la realidad en el presente y negar lo que somos o podemos hacer hoy, viviendo a la defensiva para no reconocer los aspectos que debemos mejorar en nuestra situación financiera actual, resistirnos a los cambios y negarnos la posibilidad de que sean nuestras acciones presentes las que determinen nuestra situación futura y no nuestro pasado.

Ahora bien, aunque tener sueños y hacer planes no tiene nada de malo y de hecho puede ser algo positivo como motivación, debemos tener claro que siempre que establecemos una meta con apego al resultado, inevitablemente ésto nos llevara a vivir en el futuro ya que le enviamos una fuerte señal a nuestro cerebro de que nos hace falta algo, haciendo que sólo vea carencia  en el presente, preocupándose y activando su alerta de supervivencia con una sensación de inmediatez e impulsividad por conseguirlo, que en muchas ocasiones nos impedirá ver las señales cuando vamos por un mal camino  y nos llevará a justificar las decisiones que tomamos, aunque éstas disten mucho de ser las más adecuadas.

lamentablemente tampoco viviremos un futuro prometedor teniendo el dinero como un objetivo per se, con lo cual es de vital importancia para nuestro bienestar presente tener claro que éste es sólo un medio y no un fin en sí mismo, teniendo la convicción que es el producto de tomar decisiones más acertadas y concentrar nuestras acciones en el proceso en el ahora como factor determinante del resultado.

Sólo entonces cuando comprendemos que debemos centrar por completo nuestra atención en las tareas presentes, cambiamos la forma en la cual nuestro cerebro funciona, nos liberamos de los pensamientos negativos del pasado y de la ansiedad por un futuro incierto, entendiendo que nuestro bienestar dependerá de nuestra capacidad de encontrar el equilibrio al orientar nuestra concentración en lo que sucede momento a momento para hacer lo que corresponde sin dispersarnos de nuestros objetivos.

Justo en ese momento, el presente, es donde confluyen el Mindfulness y nuestras finanzas, al aceptar que una buena relación con nuestro dinero comienza con la conciencia, prestando atención a nuestras motivaciones, actuando con moderación, tomando decisiones con equilibrio entre la razón y la emoción, balanceando lo que queremos con lo que necesitamos, teniendo coherencia entre nuestros valores y nuestras prioridades y emprendiendo las acciones que nos lleven a cumplir nuestro propósito superior viviendo el mayor tiempo posible en el aquí y en el ahora para construir un sólido mañana desde hoy.

«La vida es lo que pasa  mientras estás ocupado haciendo otros planes»

John Lennon

 

Photos by Wei Ding and Sharon McCutcheon on Unsplash

2 comentarios en “Mindfulness Financiero

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.