LA MAGIA DE LA COTIDIANIDAD

bench-accounting-8D2k7a3wMKQ-unsplash

En mi año sabático, al encontrarme viviendo en un país totalmente nuevo, sin la presión de la vida acelerada que llevaba y que yo misma me había impuesto, empecé a redescubrir la magia de la cotidianidad.

Fue así, como pese a estar en una de las ciudades más extraordinarias del mundo, para mi sorpresa, lo más placentero lo encontré en las cosas más simples, disfrutar de una buena taza de café, ir al supermercado, cocinar, estudiar, conocer nuevas personas.

Además de extraordinaria, ésta ciudad es también una de las más caras y como estudiantes, con mi pareja, el espacio que estábamos en capacidad de permitirnos fue muy reducido. En adición, nuestro tiempo en el lugar era relativamente corto, con lo cual solo adquirimos lo necesario para estar cómodos sin excesos que abrumaran.

La paradoja de la situación, es que lo que en otra etapa anterior de mi vida hubiera considerado inconveniente, en ese momento fue liberador. Nuestro lugar demandaba  bastante poco para estar siempre acogedor y prolijo, permitiéndome disfrutar del tiempo para otras experiencias.

Increíblemente no sólo gocé de más tiempo, sino que además pudimos vivir con unos recursos financieros bastante modestos, ya que necesitábamos pocas pertenencias y en lugar de utilizar el dinero para acumular cosas, que era básicamente lo que hacíamos en casa, este no solo fue suficiente para nuestros gastos personales sino que alcanzo para destinar parte del mismo, a nuestros intereses,  viajar, asistir a eventos e incluso ahorrar.

Al vivir con unos recursos limitados pero, para nuestra propio deleite sin ninguna privación, nuestro concepto de lo que el éxito y vivir bien significaba, cambió. De ésta manera, la preocupación por el futuro y el miedo a la carencia que materializábamos en la acumulación, también se desvirtuó.

Al final, éste fue un profundo conocimiento de mi misma, donde ratifiqué que necesitaba pocas pertenencias para disfrutar plenamente mi existencia y que más allá de las cosas materiales, es en la cotidianidad donde están los placenteros momentos que enriquecen la vida.

«Necesito pocas cosas y las pocas que necesito, las necesito poco»

Francisco de Asís

Photos by Alex Geerts and Bench Accounting on Unsplash

Un comentario en “LA MAGIA DE LA COTIDIANIDAD

  1. Pingback: LA MAGIA DE LA COTIDIANIDAD — Daily Money Tools -

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.