TODAS LAS PUERTAS CONDUCEN A ALGÚN LADO

cristina-gottardi-7sZiMYtemic-unsplash

Para mi fortuna, el primer proyecto que emprendí, desde un punto de vista financiero, no tuvo éxito, y no me malinterpreten, no es que no quisiera ganar dinero.

Después de aprender a moverme en el mundo digital, descifrar el algoritmo de mí Marketplace para que mis productos se ubicaran en la primera página, encontrar las mejores palabras clave, gestionar eficaces campañas de mercadeo, crear una marca, tener un diseño único y vender en Estados Unidos, importando desde China, estando en un tercer país;  justo cuando empezaba a tener algo de ganancia, una serie de circunstancias simultáneas e inusuales me sacaron del mercado.

Sin embargo, lo que en el pasado hubiera juzgado como un fracaso, en ese momento lo asumí de una manera diferente y sentí como si la vida me estuviera cerrando una puerta pero, al mismo tiempo, abriendo las correctas.

Siendo honesta, este proyecto repetía los patrones del pasado, pues el objetivo de emprenderlo había sido ganar dinero, lo que en sí no tiene nada de malo pero, al ser este el único fin, aunque agradecía por todo lo que con él aprendí, este carecía del sentido de propósito superior que yo buscaba.

Por ello, digo que para mí fortuna, financieramente no tuvo éxito pues, aunque en una actividad diferente, hubiera continuado intercambiando mi tiempo, solo por el dinero.  Ahora con mayor consciencia de que justo esto era lo que no quería, sabía que mi búsqueda iba mucho más allá del dinero y se trataba más de una evolución personal.

Esta vez entonces, estaba decidida a soltar mis rígidas expectativas, para dejar que la vida me sorprendiera, tomando todo con calma, sin dejar de actuar pero, disfrutando el paso a paso del proceso.

Así, de forma gradual pero constante, obtuve grandes logros, que más allá del resultado financiero inmediato, trajeron consigo un cambio en mis decisiones personales, un nuevo estilo de vida y una mejor y más auténtica versión de mí misma.

“Comienza a hacer lo que quieras ahora. No estamos viviendo en la eternidad, solo tenemos este momento, brillando como una estrella en nuestra mano y derritiéndose como un copo de nieve”

Francis Bacon

Photos by Daniel Gregoire and Cristina Gottardi on Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.