¿Por qué tenemos que cambiar?

Hay una palabra que resume el 2020, es la Incertidumbre. Palabra que a la mayoría no nos gusta, porque nos aleja de lo que consideramos seguro, generándonos desasosiego. Inseguridad por el futuro, que nos lleva a vivir con lo imprescindible, agradeciendo por tener lo suficiente.

Etapa que si bien es cierto, no es para excesos y despilfarros materiales, si creo que es un año de grandes aprendizajes, ya que al alejarnos de todo aquello que pudimos haber considerado en un momento como necesario y no lo era, nos hace centrar nuestra atención en aquello que es importante en nuestra vida, para poderla ver desde una nueva perspectiva.

Por ello, pese a los desafíos que cada uno de nosotros estamos enfrentando, no es extraño que muchos estemos cuestionando, algunos aspectos de la forma en la cual estábamos viviendo y nos estemos percatando que muchos de ellos no nos gustan.

Insatisfacciones que hoy están saliendo a la luz y que si las sabemos canalizar, son las mayores precursoras del cambio en nuestra vida. Evolución, que contrario a lo que pensamos, no partirá del exterior, de que sean las personas o nuestras circunstancias alrededor las que cambien.  Sino que dependerá de que seamos nosotros los que cambiemos, para tomar las riendas de nuestra vida.

Así, esta situación al sacarnos por completo de nuestra zona de confort, nos obliga a reinventarnos en muchos aspectos de nuestra vida, lo que ya ha pasado de  ser una opción, para convertirse en una necesidad, que tarde o temprano nos daremos cuenta que es una simple cuestión de supervivencia.

“Todo fluye, nada permanece”

Heráclito

Photo by Jon Ly on Unsplash

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.