EL PODER DE LAS DECISIONES

Lo que compramos o dejamos de comprar, lo que usamos o desechamos. Lo que decidimos aprender, leer, escuchar, andar, ver. Lo que comemos o no comemos, lo que nos movemos o no nos movemos. Lo que decidimos decir o no decir, hacer o no hacer, con quién compartimos nuestro día, a qué lugares vamos.

En términos prácticos cada una de las decisiones que tomamos a diario crean nuestra vida. Así una simple decisión determina nuestra salud, impacta nuestro estado emocional, resuelve nuestras finanzas, define nuestras relaciones o hace posible el cumplimiento de nuestros propósitos.

Por eso, la responsabilidad personal pasa por entender el impacto de las decisiones que tomamos en nuestra vida, en la de los demás e incluso en las generaciones futuras.

En la vida, cada decisión tiene una consecuencia y cada acto es definitivo. De ahí la importancia de vivir con conciencia, ya que nuestra vida es el resultado de nuestras decisiones y acciones, mas no de nuestras circunstancias y una buena relación con nuestro dinero depende de la capacidad de percibir esta realidad.

Prestando atención a nuestras motivaciones, actuando con moderación, tomando decisiones con equilibrio entre la razón y la emoción, balanceando lo que queremos con lo que necesitamos, teniendo coherencia entre nuestros valores y nuestras prioridades y emprendiendo las acciones que nos lleven a construir un sólido mañana desde hoy.

«La libertad, al fin y al cabo, no es sino la capacidad de vivir con las consecuencias de las propias decisiones»

James Mullen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.