Disfruta desde ya el Estilo de Vida que Deseas

ethan-robertson-134952

Desde niña he sentido fascinación por el mar y aunque mi familia es de origen caribeño y me crié junto a él, sigue siendo alucinante, hipnótico y majestuoso, en él siento paz, serenidad y grandeza, me encanta caminar en la arena, escuchar las olas, sentir la brisa y oler el salitre que impregna el ambiente, es simplemente mágico y son estos momentos los que de verdad colman el alma y llenan la vida.  Por ello sucumbo ante éste capricho y busco vivir la experiencia cada vez que tengo oportunidad y por supuesto que como muchos, he soñado con tener una casa en la playa.

La mayoría de nosotros buscamos vivir  y repetir estas maravillosas experiencias ya que nuestra meta no es el dinero por el dinero, sino que por medio del dinero buscamos hacer nuestra vida más feliz y plena para nosotros y nuestras familias y al mismo tiempo estar tranquilos de tener nuestra hipoteca, servicios, alimentación, transporte, educación y salud garantizadas sin olvidarnos de incluir estos lujos y caprichos que tanto disfrutamos.

Sin embargo, pocos de nosotros cuantificamos la renta pasiva mensual que requerimos para tener nuestras necesidades básicas cubiertas, lo que en términos prácticos equivale a nuestra tranquilidad, no conocemos el valor de los lujos y caprichos que queremos disfrutar y mucho menos el precio de cumplir nuestros sueños, en pocas palabras saber cuánto vale alcanzar nuestra libertad financiera.

Por ello sin ninguna planificación, algunos tomamos el camino de intentar cumplir nuestros sueños a toda costa adquiriendo pasivos que sólo nos esclavizarán a tener que realizar un trabajo sólo por dinero el resto de nuestra vida o por el contrario vemos el estilo de vida que queremos como un futuro lejano y desperdiciamos nuestro dinero en cosas materiales banales que nos satisfacen sólo por un corto espacio de tiempo ya que vemos nuestros sueños como inalcanzables.

Al cuantificar el valor de la renta mensual que necesitamos para gozar de nuestra tranquilidad financiera tendremos una perspectiva real de los ajustes que requerimos hacer para lograrla, nos daremos cuenta que está mucho más cerca de lo que imaginábamos o tal vez ya lo hemos logrado y con la seguridad que nos brinda el contar con una renta mensual que cubra nuestras necesidades básicas sin tener que trabajar, podremos definir el valor de aquellos lujos y caprichos que tanto hemos deseado.

Si al igual que yo, tus sueños implican un gran monto de dinero como la compra de una casa en la playa,  una buena alternativa para disfrutar desde ya es rentar en vez de adquirir y si ya cuentas con algunos recursos, bien vale la pena en su lugar considerar invertir en un activo que te genere una renta. De ésta forma podrás disfrutar del estilo de vida de lujo que deseas solo por una fracción del monto de dinero de lo que costaría pagar un crédito, intereses, impuestos, servicios y el personal de mantenimiento de una propiedad vacacional.

Tomar la opción de comprar activos en lugar de pasivos no sólo pondrá dinero en nuestros bolsillos, sino que adicionalmente nos dará la libertad de decidir en cada momento y en cualquier situación cuál es nuestra mejor alternativa para disfrutar de inolvidables experiencias teniendo a nuestra disposición el Mundo. ¿Qué sería de la Vida sin los Sueños?

No crezcas demasiado rápido, para que no te olvides lo mucho que te encanta la playa.

Michelle Held.

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Anuncios

Recuerda Quien Eres

kyle-glenn-715424-unsplash

Si cuentas con la fortuna de tener una tarjeta de viajes VIP, seguramente disfrutarás de una atención preferencial, sin filas, mayor capacidad de equipaje a bordo, prioridad de acceso en vuelos, entrada a las salas VIP de los aeropuertos, seguros de viaje y ascensos no solicitados a primera clase aún si tu tiquete aéreo es de clase turista, privilegios que sin lugar a dudas harán tu viaje más placentero, especialmente si viajas por trabajo, con niños pequeños o tu vuelo presenta un retraso.

Este simple ejemplo nos ilustra que a medida que en nuestra vida alcanzamos el éxito, ostentamos alguna posición de poder o nuestro nivel económico nos permite pagar las ventajas de una vida más cómoda, nos brindarán prebendas y las personas a nuestro alrededor empezarán hacer cosas por nosotros aún sin haberlas pedido, enormes privilegios que disfrutamos y definitivamente hacen nuestra vida más conveniente.

Sin embargo, al empezar a disfrutar de muchas condiciones de exclusividad, nuestro ego puede jugarnos una mala pasada al actuar como “nuevos ricos” y caer en la inmodestia, la arrogancia, la presunción, la soberbia o peor aún hacernos creer que nosotros somos ese cargo que ocupamos.

Sin embargo, debemos ser conscientes que en realidad estos enormes privilegios que ahora podemos disfrutar no están hechos para nosotros, sino para  la posición que ostentamos, la cual en algún momento de la vida cambiaremos o incluso perderemos.

Al entender la transitoriedad de dichas circunstancias y poner freno ante el entusiasmo exagerado que pueden provocar ciertas oportunidades favorables en la vida y mantener los pies sobre la tierra, podremos disfrutar a plenitud las posibilidades reales que presenta una situación de privilegios, sin tener mayores expectativas de las que corresponde, de forma humilde, práctica, modesta y con inmensa gratitud ante la vida, sin olvidar nunca que somos mucho más que la posición que ostentamos.

“Después de cuatro años y medio intensos y maravillosos como CEO de Groupon, he decidido que quiero pasar más tiempo con mi familia… es broma… hoy me han despedido.”

Andrew Mason

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

 

“Hay un momento en el que entendemos que el Tiempo es Vital”

En el 2011 me realicé unos exámenes de salud rutinarios, pues me estaba preparando para ser madre y debido a antecedentes familiares mi Doctora solicitó unas pruebas adicionales de anticuerpos, los cuales salieron positivos y representaban la probabilidad de tener una enfermedad autoinmune.  Sin embargo, sin mostrar síntomas y dado que algunas personas sanas también tienen el mismo resultado, fue básicamente sólo informativo.

Con los años, los síntomas fueron manifestándose y en los años recientes después de muchos estudios fui diagnosticada con lupus que es una enfermedad autoinmune, crónica e incurable que para fortuna en mi caso tiene pocas probabilidades de afectar órganos vitales pero presenta una considerable afectación de mi calidad de vida.

Lejos de amilanarme, me informé, aprendí sobre la enfermedad y sin victimizarme tomé responsabilidad siendo parte activa para lograr mi bienestar declarando que ésta enfermedad no me iba a detener para vivir mi vida a plenitud, pero siendo consciente que debía empezar a llevar un estilo de vida sano y diferente ya que debía evitar el estrés nocivo pues dispara brotes de la enfermedad y a convivir con los dolores, la fatiga crónica y la falta de energía, que en mi caso personal fue lo más difícil de asimilar por que siendo una persona joven mi cuerpo empezó a dejar de responderme.

El aprovechamiento del tiempo se hizo entonces una premisa vital, al entender que no hay otro recurso más importante, pues nada ni nadie nos va devolver el que hemos perdido.  Entonces, ¿Qué sentido tiene concentrar nuestra atención en lo que no tenemos? Sentimos que siempre nos hace falta algo para ser felices, perder kilos, tener más belleza,  dinero, títulos, un mejor vehículo o una casa más grande, una pareja. Buscando siempre nuestra felicidad en otras personas, en los bienes materiales o en las circunstancias externas.

Olvidándonos por completo de disfrutar de lo mucho que ya tenemos y por lo que podemos estar agradecidos como nuestra salud y la de las personas que queremos, tener el privilegio de contar con una familia, los amigos incondicionales, la resiliencia, nuestros talentos y capacidades para salir adelante, cosas que por lo general estamos tomando por sentado.

El simple acto de agradecer y valorar lo que ya tenemos cambia nuestra actitud al ver la abundancia, entendiendo dónde está la verdadera alegría de vivir, atrayendo nuevas oportunidades, mejores relaciones, riqueza y bienestar pues nuestra energía va hacia aquello en lo que ponemos nuestra atención.

Adicionalmente al ser consciente del valor del tiempo, evito cualquier información que no aporte a mi vida y dejé de ser una víctima de los medios de comunicación pues no malgasto mi tiempo recibiendo publicidad que me lleva a creer que soy un ser incompleto y que necesito cosas materiales para ser feliz, ni me lleno de emociones tóxicas con noticias negativas sobre las cuales no tengo ninguna influencia ni puedo llegar a cambiar, evitando discutir sobre las mismas sólo para demostrar que tengo la razón; por el contrario proactivamente tomo acción sobre lo que sí está dentro de mi ámbito de control.

Al vivir en la incertidumbre de no saber si mañana tendré la suficiente energía para hacer lo que deseo hacer, me olvidé de aplazar lo realmente importante para mí, doy prioridad a mis proyectos y crezco al salir a diario de mi zona de confort, pasando del grupo de los ¿Por qué?  Al grupo de los ¿Por qué no?

Aprendí que hay una bendición detrás de cada problema y que la plenitud en la vida tiene poco que ver con los que creemos que nos hace falta para ser felices, los muchos o pocos bienes materiales que tengamos o los acontecimientos externos que suceden, sino que dependen totalmente del sentido y el valor que nosotros damos a esas cosas. Sólo cuando tu tiempo esté invertido en tus prioridades más importantes, podrás experimentar un verdadero equilibrio en tu vida.

“A la edad de 18 años decidí no volver a tener un mal día en mi vida.  Me sumergí en un infinito mar de gratitud del que aún no he salido”

Patch Adams

 

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Casi la mitad de los empleos que hoy conocemos podrían desaparecer.

markus-spiske-518966-unsplash (1).jpg

Hace unos días me llamó una asesora de fondos de inversión para contarme que su institución había adquirido un robot de inversiones que realiza trading de manera automática en función de los objetivos de rentabilidad, edad, ingresos y aversión al riesgo y que al reemplazar al trader tradicional les permitía reducir costos que trasladaban a los clientes en una disminución de la comisión que cobraban por la administración, aumentando la probabilidad de obtener una rentabilidad superior a la media de los bancos y fondos.

A pesar de que ya tenía conocimiento de éste tipo de gestiones automatizadas, fue inevitable que la palabra “robot” evocará en mi cerebro imágenes de ciencia ficción y me hiciera pensar lo rápido que las nuevas tecnologías están revolucionando nuevamente el mundo en el cual vivimos, a tal punto que muchos expertos visionarios afirman que casi la mitad de los empleos que hoy conocemos pueden ser automatizados en los próximos veinte años ¡sólo dos décadas!

La historia nos demuestra así que siempre existirán periodos de gran incertidumbre como los que vivimos actualmente y sólo aquellos que logren adaptarse podrán superarlos, sin embargo y pese a que la mayoría de nosotros sentimos temor al riesgo, nos movemos en terrenos inseguros aferrándonos a un empleo, una actividad y continuamos estudiando profesiones pese a que ya percibimos el estancamiento en el mercado, despidos o cierres de negocios masivos y la imposibilidad de las personas para conseguir un nuevo empleo o reiniciar un nuevo negocio en éste mismo sector.

Si hoy en la actividad que realizamos sabemos que no estamos aportando ningún valor ni servimos realmente a otros seres humanos, podemos empezar por cambiar nuestra mentalidad, explorar un cambio de empleo, de negocio, ser creativos y tener un plan B, C y hasta D que nos llevé a tomar acción para crear nuevas posibilidades.

La clave estará entonces en entender éstos nuevos cambios donde los trabajos disponibles requerirán experiencia, habilidades específicas y actitud más allá de un título, sin malinterpretar con ello que no debemos estudiar, si no que por el contrario nos exigirá una formación permanente y una educación continua para estar al nivel de las nuevas exigencias y  éste aprendizaje no necesariamente se dará de manera formal como tradicionalmente lo hacíamos.

Aunque con temor, personalmente decidí abrir ésta “caja de pandora” y enfrentar éstos cambios con una profunda curiosidad y un enorme deseo de aprender que me ha llevado a ver en los problemas un universo infinito de nuevas oportunidades donde sé que nuestras limitaciones nos las impone nuestra falta de apertura, flexibilidad y creatividad, ya que hoy tengo la convicción de que no es el mercado, somos nosotros los que nos quedamos atrás.

Entonces, ¿Por qué no actuar?

“Dentro de 20 años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste, así que Explora, Sueña y Descubre”

Mark Twain

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

“Eres el promedio de las 5 Personas con las que más te relacionas”

ayo-ogunseinde-93181-unsplash

Esta frase de Jim Rohn, empresario estadounidense, autor y orador motivacional, considerado por muchos el padre de la autoayuda ha sido retomada y ahora muchos afirman que nuestro ingreso es también el promedio de las 5 personas con las cuales más nos relacionamos en nuestra vida.

En éste momento seguramente estás pensando ¿Quiénes son esas 5 personas? Tus padres, abuelos, tu pareja, tu hijos, amigos y te estarás preguntando si algo así ¿Puede ser cierto?

Más allá de la certeza que ésta afirmación pueda tener, el trasfondo como reflexión si puede resultar muy interesante, ya que las personas que nos rodean tienen más influencia en nosotros de la que pensamos y mucho más de la que queremos admitir.

Dicha influencia se refleja en nuestros principios, valores, creencias, forma de pensar, comportamiento, las decisiones que tomamos, nuestros sueños, ánimo y actitud.  El manejo que le damos al dinero por lo tanto no es ajeno a dicha influencia que en su forma positiva nos lleva a vivir desde una perspectiva de agradecimiento, crecimiento y prosperidad donde nos sentimos capaces y somos responsables por nuestras circunstancias de vida,  mientras que si ésta es negativa nos limita llevándonos a creer que no tenemos opciones ni control sobre nuestras vidas, lo que nos sucede, ni sobre nuestros pensamientos, emociones y acciones limitantes.

Es momento entonces de rodearte de personas positivas, que tienen claro para donde van, administran eficientemente su tiempo y su dinero, cuidan su bienestar, energía y su salud emocional, intelectual y espiritual y saben crear y liderar exitosos proyectos de vida.

Las personas que hagan parte de tu vida te deben inspirar y retar a ser cada día mejor, ya que tú círculo social determinará en gran medida lo que puedes llegar a ser, aprender, crecer y lograr.

“Si quieres saber a dónde vas, descubre de qué huyes”

Alejandro Jodorowsky Prullansky

 

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

 

 

 

¿Tu Economía Familiar es un campo de batalla?

neonbrand-428982-unsplash

Si hablar de dinero en tu hogar genera reproches, distanciamientos, zozobra y conflicto, no eres el único, pues se considera que es una de las principales causas que ocasiona tensiones entre los miembros de una familia.

Podemos suponer que los principales problemas pueden ser generados por falta de fuentes de ingreso al perder un empleo o por que dicho ingreso no es suficiente, sin embargo, éstas son circunstancias temporales en la vida de las personas que se subsanan en el tiempo.

Lamentablemente en la mayoría de casos no se trata de la cantidad de dinero, de lo mucho o poco que se gane, sino de la forma en la cual lo administramos y lo gastamos, trastocando por completo nuestro sentido de las prioridades.

Si posiblemente ésta es tu situación y has leído hasta aquí, tu intención seguramente es recuperar la armonía de tu hogar y espero que responder a las siguientes preguntas y reflexionar sobre las respuestas te ayuden para empezar:

  • ¿Quiénes y cuánto aportan en el hogar?
  • ¿Llevamos un registro de gastos diarios para saber a dónde se fue nuestro dinero?
  • ¿Sabemos el total anual que nuestros gastos representan?
  • ¿Estos gastos están jerarquizados de acuerdo a lo que realmente es necesario, importante y prioritario para nuestra familia?
  • ¿Tenemos claridad sobre cuáles de nuestros gastos son periódicos, cuáles de ellos variables y aquellos esporádicos o imprevistos?
  • ¿Hemos definido un presupuesto familiar y nos ceñimos a él?
  • ¿Tenemos deudas tóxicas asociadas a un consumo irresponsable y al mal uso de los créditos y las tarjetas de crédito?
  • ¿Contamos con seguros que protejan nuestra salud, nuestro patrimonio y un fondo para emergencias e imprevistos?
  • ¿Cómo Familia, tenemos un objetivo u objetivos comunes a alcanzar que motivan a todos sus miembros a ahorrar para éste fin?
  • ¿Nuestros hijos están educados financieramente?

Si las respuestas a éstas preguntas no son las que hubieras deseado, tu familia vive actualmente en una espiral de consumo, aún le preocupa mucho lo que piensen los demás llevando un estilo de vida que no puede costear, está muy por encima de sus posibilidades y sabes que inevitablemente tarde o temprano los llevará a la quiebra, tal vez ha llegado el momento de actuar, retomar el control y recuperar la tranquilidad. ¡La solución está en tus manos!

“Cada vez que se encuentre Usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”

Mark Twain

Si te interesa tener más información sobre éste y más temas, puedes suscribirte para recibir las últimas novedades.

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

 

 

 

¿Cómo hacer ejercicio físico sin darnos cuenta?

Muchas personas en el mundo, entre las cuales me incluyo, no disfrutamos hacer ejercicio físico, odiamos cualquier actividad que implique sudar y no pisaríamos un gimnasio ni por equivocación, ¿predisposición genética? Puede ser que si como lo afirman varios estudios, algo banal o más profundo tiene que ser la causa por la cual sentimos ésta aberración por el ejercicio.

Pero como si le estuviera haciendo una carta a Santa Claus, si quiero en mi vida todos los beneficios en la salud que tiene hacer ejercicio físico como: Aumentar nuestras posibilidades de vivir más tiempo, controlar nuestro peso, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer, fortalecer nuestros huesos y músculos, en mi caso, disminuir las molestias de la enfermedad autoinmune que padezco, entre muchos otros ampliamente difundidos. ¡Tremenda disyuntiva!

Adicionalmente, siempre hemos escuchado que lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro, pero en la última década contamos con evidencia científica de que hacer ejercicio mantiene nuestras habilidades de pensamiento, aprendizaje y juicio a medida que envejecemos; mejora nuestra salud mental y estado de ánimo ayudándonos a lidiar con el estrés y reducir el riesgo de sufrir depresión; induce la formación de nuevas neuronas y contribuye a construir nuevas redes neuronales que al hacer un esfuerzo físico motivan a esas nuevas células a volverse vivaces y ágiles a nivel cognitivo para ser capaces de realizar varias tareas.

Así el ejercicio no esté en nuestro top de prioridades, sí que lo es preservar nuestras funciones cerebrales y en general nuestra salud. La buena noticia es que no se requiere de mucho para causar impacto, sin importar cuál sea la actividad, también se sabe que el ejercicio no tiene que ser agotador para ser efectivo para el cerebro y en general para nuestro cuerpo, por ello aquí te comparto éstos tips que espero te motiven desde hoy a levantarte de tu silla:

  1. Usa ropa cómoda, de ésta forma siempre estarás ¡listo para moverte!
  2. Las actividades diarias como hacer nuestra cama, cocinar, lavar platos y limpiar también cuentan como actividad física.
  3. Camina y con ello no quiero decir que debes agendar tiempo para ello, simplemente en tu día a día encuentra las oportunidades para hacerlo, por ejemplo, si tomas trasporte público baja de él una parada antes de la que acostumbras o si utilizas tu carro estaciónalo lo más lejos que puedas del sitio a donde debes ir; si el trayecto es corto opta por ir siempre a pie; si debes reunirte con alguien invítalo a dar una pequeña caminata en lugar de quedarse sentados; si tienes que encontrar una solución, nada mejor para activar la parte creativa de tu cerebro y aumentar tu concentración que una caminata; si hablas por teléfono hazlo caminando; si debes hablar con un colega, olvídate del mail y el teléfono y hazlo personalmente, abre tu mente y se creativo para encontrar más opciones de moverte a diario.
  4. Olvídate de las escaleras eléctricas y los elevadores, ésta simple opción traerá grandes cambios en tu vida.
  5. Si debes esperar de pie por un largo tiempo, opta por hacerlo en un pie alternando con el otro cada minuto.
  6. Haz pausas activas cada hora, estírate, camina al baño más lejano, aprovecha para buscar algo en otra oficina o habitación.
  7. Todos nos quejamos de las largas reuniones de trabajo, que tal hacerlo sin sillas, esto evitará que las personas se extiendan demasiado en sus intervenciones y al moverse activarán el cerebro para hacerlas más creativas y productivas.
  8. Nada mejor que salir a caminar con tu perro para mover el cuerpo.
  9. ¡Quítate los zapatos! Aprovecha el jardín o la arena para activar los músculos de tus pies y conectar con la naturaleza, si no es tan fácil encontrar estos espacios, hazlo en tu casa.
  10. Juega con tus hijos, de una u otra forma nuestros pequeños siempre nos obligarán a movernos.

Para los no deportistas como yo, el simple hecho de movernos traerá más beneficio a nuestro cerebro que un sudoku avanzado, resolver una ecuación, leer y hasta pensar, protegiéndonos además de desarrollar trastornos neurológicos, aumentando nuestra calidad de vida, mejorando nuestro ánimo, autoestima y bienestar general.

Sin más conclusiones: ¡A Moverse!

emily-reider-513130-unsplash

“Las pequeñas hazañas realizadas son mejores que las grandes hazañas planeadas”

Peter Marshall

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Ser Frugal cuando tienes Hijos

Una pregunta que me han hecho frecuentemente es cómo se puede ser frugal cuando tienes hijos y esto lo entiendo perfectamente porque diariamente nos bombardean con publicidad que al igual que a nosotros los adultos nos hace creer que nuestros hijos serán seres incompletos o infelices sin los juguetes, muebles, accesorios, decoración, ropa y demás artilugios que ofrece el mercado.

Sin embargo, nuestra experiencia como padres sólo nos ha reafirmado que la elección de una vida frugal es coherente con nuestros valores, que es posible y además totalmente recomendable ya que lo que un niño realmente necesita es unos padres presentes en su crianza que logren como familia construir un vínculo fuerte que dure toda la vida ya que es el primer núcleo al cual generarán pertenencia.

Así mismo las prioridades en nuestro caso, es que nuestra hija cuente con una excelente educación, la mejor atención en salud, una alimentación rica, sana y balanceada, una vivienda confortable y segura y su día a día esté enfocado al aprendizaje a través del juego y la vivencia de experiencias en lugar de al consumo.

Debemos tener la tranquilidad que cuando decimos no a algo, nuestros hijos aprenden que el mundo no está hecho a su medida, que muchas veces en la vida tendremos que trabajar, esforzarnos o esperar por una gratificación porque el mundo no es de complacencias inmediatas y no siempre obtendremos todo lo que queremos, enseñándoles el valor que tienen las cosas, el manejo de la frustración y a ser resilientes.

Inculcando éstos valores, estamos también formando mejores seres humanos para el mundo cuando aprenden a ver a las personas por lo que son y no por lo que tienen, a ser agradecidos, sentir sensibilidad por el dolor y ser generosos con su prójimo,  a priorizar la calidad sobre la cantidad en sus elecciones, hacer un consumo responsable y sostenible, a cuidar sus finanzas y considerar el medio ambiente, logrando así una vida productiva, provechosa, simple y práctica al utilizar su tiempo y dinero en lo que realmente es esencial para ser felices.

Para lograr esto nuestra mejor estrategia siempre será el ejemplo, si hemos decidido ser frugales por elección, debemos ser coherentes entre lo que pensamos, decimos y hacemos porque el 90% de lo que nuestros hijos aprenden es lo que ven y luego imitarán y cuando les llegue la edad en la cual la presión de grupo sea más fuerte y estén más expuestos a la publicidad, tendrán mejores herramientas para tomar sus decisiones y aprenderán más fácilmente de sus errores.

Sin lugar a dudas ser padres puede ser desafiante y al mismo tiempo lo más gratificante de nuestra vida,  por ello es nuestra responsabilidad no permitir que nuestros hijos confundan el “ser” con el “tener” y traten de buscar en los objetos su felicidad.

Aprovechemos el presente para disfrutar cada momento de la vida de nuestros hijos, enseñarles que divertirse y sentirse bien tiene poco que ver con la adquisición de artículos.  El tiempo pasa en un abrir y cerrar de ojos, en unos cuantos años serán adultos con agenda propia y nuestro papel de padres pasará a ser menos educativo y mas de apoyo y escucha siempre que nos necesiten.

senjuti-kundu-349426-unsplash

“Los caminos pueden ser guías, pero no senderos trazados”

Lao Tse

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

¿Cómo adaptarse a las nuevas exigencias del Mercado Laboral?

alexis-fauvet-499829-unsplash

Te ha pasado alguna vez, que vas a una consulta médica, el profesional que te atiende a duras penas te saluda, luego te ordena que te sientes, te pregunta a qué vas, los siguientes  minutos sólo escribe en su computador sin ni siquiera mirarte, luego te ordena que pases a la camilla, te revisa nuevamente sin hablarte, te da un diagnóstico sin mayores explicaciones y una prescripción médica, hace mala cara y te mira como si fueras un tarado si le preguntas algo, quiere despedirte lo más pronto posible y luego al recibir una segunda opinión, te das cuenta que además el diagnóstico que te había dado estaba errado.  Es tan mala la experiencia que obviamente donde esta persona no vuelves.

Siendo honestos, muchos de nosotros hemos pasado alguna vez por ser profesionales mediocres, empleándonos en trabajos que no nos gustan por un sinnúmero de motivos que pasan por tener un buen salario, excelentes beneficios, estatus o porque simplemente éste es el trabajo que pudimos conseguir con la carrera que estudiamos que puede también suceder que tampoco era la de nuestra predilección.

Esta simple anécdota de la mala atención médica nos lleva a ponernos en los zapatos del otro y sentir lo que sintió en su momento aquel paciente, colega o cliente que atendimos cuando estamos trabajando en actividades que sentimos como impuestas y que nada tienen que ver con el desarrollo de nuestro Don.  No es entonces una sorpresa que no tengamos los mejores resultados y  que cada inicio de semana estemos esperando que llegue el viernes, que el domingo en la tarde nos de depresión y que nuestro único día feliz sea el de pago.

Ahora bien, muchos de nosotros sin importar la edad que tengamos no hemos descubierto nuestro Don, cuál es realmente nuestro talento y nuestra misión en la vida, porque hemos sido educados para estudiar una carrera que nos facilite encontrar un empleo con un salario justo que nos permita vivir dignamente, para “asegurar nuestro futuro”.

Sin embargo, con la evolución de la tecnología y los impactos que ha tenido en la economía y los comportamientos sociales la “seguridad” ya no existe y poco a poco se han reemplazado los empleos menos cualificados y de “toda la vida” por tipos de contratación más flexibles como freelancers generando profesiones de corta vida que aunado a un sistema educativo que aún no se adapta a las demandas del mercado laboral con programas de poca formación específica y proyección laboral y personas con experiencia o estudios en campos en vía de extinción, es inminente el riesgo de caer en la inempleabilidad.

Ante éste entorno cambiante, complejo e incierto en el cual nos movemos actualmente, es de suma importancia entonces abrir nuestra mente para descubrir nuestro verdadero Don, estar atento a aquellos talentos que se nos dan fácil y espontáneamente, tan naturalmente que a veces les restamos importancia, por lo cual la gente nos busca, reconoce y valora, donde el tiempo transcurre sin que nos percatemos, aquello que hacemos sin que nos paguen y que es tan innato en nosotros que siempre hemos pasado por alto.

Al encontrar aquello que nos hace únicos,  crearemos una marca personal que sin duda reemplazará el tradicional currículum, ya que Las actitudes y las competencias serán más relevantes que las titulaciones, dando paso a nacientes profesiones que exigirán una formación continua que permita adaptarse adecuadamente al ritmo de éstos avasallantes cambios.

Aquellos que descubran su Don, amen lo que hacen, sepan con certeza cuál es su misión en el mundo, desplieguen su maravilloso talento y lo pongan al servicio de los demás, sabrán que al encontrar aquello que realmente nos apasiona ¡el Éxito inevitablemente llegará!

“No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio”

Charles Darwin

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!

Aquellos malos momentos….

victoria-palacios-355597-unsplash

Para todos aquellos que por diferentes motivos hemos salido de nuestra zona de confort y nos encontramos en el “abismo” empezando nuevos proyectos, tal vez de las cosas más difíciles que tenemos que enfrentar son todas aquellas emociones y estados de ánimo como el dolor, la desesperanza, la impaciencia, la ansiedad, el miedo, la tristeza, la frustración; que nos llevan a sentirnos muchas veces incomprendidos y dudar de nuestras capacidades.

Sea por lo que sea que estés atravesando, un cambio inesperado, una crisis económica, una pérdida de empleo, frustración por un proyecto que no avanza al ritmo que desearías, un emprendimiento que aún no despega; debemos encontrar aquellos espacios de calma, callar el ruido mental y salir del entorno que ronronea alrededor del problema, reunirnos con personas positivas y sabias que nos apoyen y nos den ánimo para salir adelante, dar una caminata, practicar un deporte que nos guste, meditar o realizar una actividad que nos apasione, nos equilibre y nos permita visualizar las posibilidades.

Aunque en ese momento no lo podamos ver desde esa perspectiva, son ésta incomodas emociones las que nos permitirán crecer y superar el momento oscuro que precede la creatividad, es de éstas circunstancias de donde muchas veces salen aquellos instantes de genialidad para encontrar las soluciones y hacer surgir nuestra grandeza, sacar a relucir el coraje para enfrentar las adversidades y continuar adelante con la claridad y la convicción absoluta de lo que queremos lograr, descubriendo la tenacidad que tenemos para superar los obstáculos y obtener los resultados deseados sin claudicar.

Ahora que he elegido el camino de emprender, he descubierto que el éxito es de aquellos que se sobreponen a los múltiples fracasos, tienen paciencia, son agradecidos con los desarrollos y con profunda convicción ejecutan las acciones que sean necesarias para lograr sus objetivos, teniendo la certeza y la fe de que todo se va a dar, así aún no se les haya develado.

 

“Para que surja lo posible, es preciso intentar una y otra vez lo imposible”

Hermann Hesse

Si te gustó éste post, dale clic en me gusta y ¡compártelo!